El presidente del Fc Barcelona parece que se rinde ante sus propia mediocridad y resultados nefastos. Según él, se convocan las elecciones a final de temporada para que no aumente el clima de tensión que se está viviendo de puertas hacia fuera en la prensa y opinión pública de los aficionados Barcelonistas.

La intranquilidad más que desde la propia opinión pública o los medios, nace desde un Fc Barcelona que lleva dando palos de ciego en los fichajes y asuntos administrativos prácticamente desde que se fue Joan Laporta. Sí, Laporta, al que incluso, muchos que lo criticaban, ahora visto lo visto, le echan de menos.

Sandro Rosell abandonó la presidencia del Barcelona y dejó al frente a un Bartomeu, que no ha demostrado mas que ser un directivo incapaz de liderar una institución como la catalana.

Poco carisma y nula capacidad de autocrítica. La misma que hace que un presidente que convoca elecciones cree que se causan "por nada". No, señor Bartomeu, se convocan como causa del clima que hay instalado en el club, al que usted ha contribuido decisívamente, aguantando a un Zubizarreta del que hacían bromas hasta en los colegios y que ha conseguido que hasta Carles Puyol prefiera seguir su carrera en otro lugar sin el mal ambiente que se respira en el Camp Nou.

Cada vez que un presidente niega que se ha producido algo, es para preocuparse, y su negativa acerca del problema entre Messi y Luis Enrique, es claro ejemplo. Tanto Messi, un líder silencioso pero con poder en el club, como Luis Enrique, el cual tiene tras de sí, una trayectoria muy discreta en un club de cierto caché como es la Roma, donde no se llevó bien con los pesos pesados.

Vídeos destacados del día

Dos profesionales que miran por su interés y a veces, por mucho que se quiera a un club, lo primero es uno mismo. El mundo del #Fútbol es efímero y los profesionales en este campo suelen ser muy egoístas, hay que aprovechar todo lo que se pueda. 

Queda temporada para que el Fc Barcelona se reponga de su "indefinición", veremos si está a tiempo o se terminará abriendo la brecha más aún en la plantilla. Bartomeu, no da más de sí y su convocatoria deja bien a las claras que era mucho barco para tan poco capitán.