El jueves la noche salió de la cárcel el ex tesorero del PP Luis Bárcenas, después de haber ingresado en la Audiencia Nacional la fianza de 200.000 € que se le exigió para su puesta en libertad, que curiosamente recogió en 48 horas, con la ayuda de su familia, ya que tiene todos sus bienes y cuentas corrientes embargadas.

Después de permanecer en la cárcel durante 19 meses, salió muy correcto y manifestando a los periodistas que le esperaban en la puerta que no se arrepentía de nada, que Rajoy era conocedor de la existencia de la caja B del #PP, ya que él era uno de los que percibía los famosos sobres y que este sistema ya se utilizaba con el anterior tesorero Lapuerta, y su finalidad era completar las retribuciones cuando accedían al Gobierno o como ministros y así mantener el poder adquisitivo.

Ante la situación de crisis, tanto económica como política, es vergonzoso enterarte de la forma que la clase política se aprovecha de los recursos que maneja, y en este caso, para mas inri resulta que se cobraba en negro, o sea que no pagaban impuestos.

Este y los muchos mas casos de #Corrupción nos demuestran claramente que los partidos políticos no pueden ser subvencionados por el Estado "dinero ganado fácil, fácil gastado" y tampoco recibir donaciones de particulares y empresas, ya que por mucho que se niegue, esas donaciones siempre corresponden a alguna finalidad pretendida por el donante.

Este año en que se plantean comicios electorales, uno detrás de otro, adelanto de las de Andalucía en marzo, las municipales y autonómicas en mayo, las catalanas en septiembre y las nacionales en noviembre, estaremos continuamente en campaña electoral y un despilfarro económico muy elevado, que en la situación actual la clase política debería ser consciente e intentar realizar varios comicios juntos. Siempre hacen estrategias para conseguir los mejores resultados posibles, no pensando en la ciudadanía que es quien tiene que darles su voto.

En medio de todo esto ha aparecido el nuevo partido "Podemos", que según las encuestas está avanzando con mucha fuerza, muestra de ello en las últimas elecciones europeas han conseguido representación, que les ha trastornado a todos, por lo que están moviendo ficha para intentar recortar los posibles resultados que pudiera obtener.

Finalmente debemos esperar que la revolución que indiscutiblemente deberá producirse, sirva para mejorar las administraciones públicas, que están necesitadas de una regeneración total y adecuación a las necesidades actuales, reduciendo los efectivos, empresas y otros organismos innecesarios, así como los actuales privilegios que se han ido implantando la clase política y dejando de recortar los servicios públicos básicos y rebajando la presión fiscal.