Vienen las Navidades. Época de consumo extremo. Se compra mas de lo que se puede, se come mas de lo que se debe, se gasta mas de lo que a veces se tiene. Todo el mundo es feliz. ¿Todo el mundo es feliz? Hay muchos niños que no pueden celebrarla en España y en otros países. En nuestro país, concretamente muchas familias no podrán celebrar la #Navidad, azotados por la crisis y por el paro, de hecho, Cáritas está organizando eventos para poder echar una mano a esas familias. 

Hablando con muchas personas, han comentado que ésta época Navideña no les parece tan feliz al ver la otra cara de la moneda. Niños del Tercer Mundo muriendo de inanición. Perreras llenas con lista de sacrificio. Colonias de gatos pasando frío en las calles. Animales que serán sacrificados para que la familia se reúna y disfrute de la entrada de un año nuevo, mientras muchos comentan entre dientes: Ojalá el próximo año sea el bueno, ya que ni si quiera hay mucho que celebrar de este presente año lleno de crisis, desahucios y noticias diarias donde los medios se han hecho eco, casi a diario, de nuevos políticos corruptos.

Los animales ahora van a recibir su "genocidio particular". Cuando veo a un cerdo, me recuerda a mi perra Hanna, por ejemplo. Nadie que lea esto se comería a su perro pero, sin embargo, te comerías a un animal que ha nacido y sufrido desde el día que vio la luz. "Han nacido para eso", dicen muchos. Pero realmente, es lo que nosotros los humanos hemos decidido que así sea. 

No es justo, ni tampoco es normal. ¿Te comerías el perro de tu vecino porque no le tienes cariño?  Me dirías que no. En fin, hay gente que saltará de alegría cuando llegue la noche buena con el típico programa navideño que ponen en las televisiones de todos los años. El discurso del nuevo rey. La base de todo esto es una tradición cristiana ¿Alguien se acuerda de Dios? Entonces... ¿qué se supone que estamos celebrando?

Yo al menos no podré ser feliz mientras sepa que hay tantos cientos, miles de seres vivos que están sufriendo tanto porque ellos merecen tanto como nosotros una noche de paz. Seamos solidarios siempre que podamos. Cuando miramos al cielo para que alguien arriba haga algo, tienes que pensar que ya hay algo hecho: tú.