Es admirable que nuestros revisores de Blasting News realicen su labor con más profesionalidad y seriedad que con la que actúan los responsables de cierta prensa tradicional y presuntamente seria. Muchos de los que por aquí escribimos hemos podido comprobar ya el nivel de exigencia de los encargados de que tengamos que escribir con unos mínimos de calidad y también de objetividad y veracidad. Quienes en Blasting News escribimos podemos opinar lo que queramos siempre y cuando ni insultemos ni falseemos datos.

Deberían ser los criterios básicos de actuación de cualquier medio periodístico que pretendiese ser prensa profesional.

Es evidente que la información es siempre opinable. Existe prensa libre y diversidad de medios informativos porque hay diversidad de tendencias políticas y sociales y cada periódico tiene sus opiniones, correspondientes con las de sus lectores. Siempre ha sido así y así debe ser. Forma parte de la esencia de la Democracia. La libertad de prensa lo es porque existe la pluralidad y la diversidad.

Pero una cosa son las opiniones, respetables todas en el marco del respeto, y otra cosa muy distinta son los hechos. Los hechos son los que son y como son, y no son opinables. Un periódico serio que pretenda ser respetable lo que no debe nunca es falsear los hechos de las informaciones que publique. Sin embargo, por desgracia, estamos demasiado habituados a la manipulación de los hechos que se realiza en las noticias publicadas por prensa que, por estatus, debería ser seria.

Vídeos destacados del día

Hoy es un claro ejemplo de ello. ABC, el decano de la prensa española con más de cien años de vida, y La Razón, una de las cuatro cabeceras nacionales de prensa diaria, propiedad de un grupo editorial tan importante como el Grupo Planeta, salen a la calle con sendas portadas completamente tendenciosas y manipulando la información.

La noticia es la liberación de dos criminales de E.T.A. a los que los tribunales han debido poner en libertad al aplicar la legislación europea por la cual, a ambos, deben computárseles los años de prisión que cumplieron en Francia. La doctrina del Consejo de Europa es clara y de obligado cumplimiento para los países de la Unión Europea. El tiempo de prisión cumplido en un país de la Unión debe ser contabilizado para todos los países de la Unión.

Consecuencia de esa normativa europea, ayer salieron de prisión Santi Potros, el responsable de la matanza de Hipercor, tras más de 27 años en cárceles francesas y españolas, y Alberto Plazaola, tras 24 años encarcelado.

El motivo de la polémica es que a Santi Potros y a Alberto Plazaola se le han acortado las penas y diez y siete años respectivamente, los años que cada uno de ellos estuvo encarcelado en Francia.

La liberación de estos etarras antes del tiempo previsto puede parecer injusta o inmoral y, seguro, ha indignado a las víctimas del Terrorismo, pero es la Ley, ley de obligado cumplimiento y que viene marcada de Europa. Podemos criticar le ley, si no nos gusta, debemos intentar cambiarla, instrumentos democráticos hay en España y en Europa para hacerlo. Lo que no es lícito es cargar contra los jueces que están obligados a cumplir y hacer cumplir las leyes.

Contra toda seriedad periodística hoy, el ABC, en primera y a toda página, publica :"Tres jueces liberan al asesino de Hipercor con diez años de antelación". Por su parte, La Razón, también en primera, titula una foto de Santi Potros a toda página "El rostro de la vergüenza judicial".