El informe anual de sanidad que ha presentado la OCDE afirma que España es el país más longevo de la Unión Europea. Solamente están por delante de nosotros Suiza e Islandia. El primero con una esperanza de vida de 82,8 años y, el segundo con 83. El informe arroja más datos significativos: los hombres viven menos años que las mujeres, 79,5 años frente a los 85,5 años de amplitud vital de ellas. Pero los varones viven 5,5 años más que en el año 1990.

La pregunta que viene como "anillo al dedo" es: ¿Cuál es la causa de nuestra tan dilatada vida? ¿Puede ser el clima, la dieta mediterránea? Dos factores que influyen, pero que, en opinión de algunos expertos, no es tan determinante como al buen funcionamiento de nuestro sistema de salud pública.

Para mostrar pruebas y argumentos fehacientes, nos remiten al buen cuidado que tienen nuestras personas mayores, a la escasa diferencia de clases sociales que ha conseguido un sistema social de atención pública como el nuestro aunque, no es menos cierto, que la crisis ha empeorado la calidad de vida que teníamos en los últimos años.

Es por esto, que en todo informe hay muchas lecturas posibles, o por lo menos se puede enfocar desde otro ángulo de visión. A ello vamos. Es cierto que estamos en el ranking ganador de longevidad, pero no lo es menos que hay otros datos que pronostican un empeoramiento de la salud española a causa de algunos factores de riesgo o hábitos poco saludables. Por ejemplo, mientras que la tasa de fumadores en Europa es del 22,8%, la española es del 23,9%; el porcentaje de personas obesas en España está en la línea respecto a la media europea pero el consumo de alcohol, especialmente en los jóvenes, es alarmante con una media de 9,8 litros al año.

Vídeos destacados del día

Todos los factores nombrados hacen sospechar la urgente e imperiosa necesidad de modificar radicalmente nuestros hábitos de vida por ser nocivos para nuestra salud y la salud del mantenimiento del Estado de Bienestar Social.

Queramos o no queramos todas nuestras acciones revierten directa o indirectamente en la mayor o menor calidad de nuestro país. No se descubre nada nuevo, pero es importante recordar que las actuales generaciones de jóvenes y no tan jóvenes, necesitamos variar nuestros comportamientos alimenticios, nuestra rutinas sedentarias, nuestro vertiginoso ritmo de vida si queremos llegar a viejos y engrosar las listas del próximo ranking en el año 2020 en adelante. ¡Que aproveche!