En pueblos y ciudades de España está bastante de moda el practicar actividades comerciales de forma clandestina para ahorrarte seguros sociales, alta en actividad de empresa, pago e autónomo etc. Pero esos pequeños fraudes están hundiendo a empresas que si han procedido de forma correcta a la hora de formar una empresa y ponerlo todo legal.

Es bastante común locales cerrados donde una monitora cobra a la gente por dar clases de aerobic, Pilates, muay thai a un precio irrisorio, mientras que los gimnasios de la zona que pagan una gran cantidad de impuestos tienen que ver como se hunde su empresa porque la gente se va a dar clases donde sea y si es más barato mucho mejor.

Pero la gente no se da cuenta de que esos pagos al estado que hace el pequeño, mediano y gran empresario va destinado al pueblo. Para pagar a nuestros médicos, para arreglar nuestras calles y para ayudas que van a gente que a menudo a consentido el fraude.

Lo peor de esto, es que en ocasiones son los propios ayuntamientos los que consienten esto. Ceden o alquilan sus instalaciones a estas personas (que la mayoría de veces hasta carece de titulación) y ante cualquier queja se lavan las manos alegando que son asociación. Las asociaciones no cobran por dar clases, pero estas asociaciones fantasmas de las que hablo si cobran por impartir una actividad fraudulenta y los ayuntamientos lo apoyan y lo consienten.

Se de lo que hablo pues soy empresaria. Cada día, cada mes, cada año tengo que luchar contra esa gente, en cuyo garaje monta una actividad ilegal sin ser autónoma, sin pagar ningún tipo de seguro y por ello abarata el coste de lo que vende.

Vídeos destacados del día

Es lógico. Si los empresarios no tuviésemos que pagar tantos impuestos, también cobraríamos menos. Porque lo que la gente parece no ver es que de lo que cobramos una pequeñísima parte es nuestro sueldo.

No es justo. Hace años se puso de moda la frase "España va bien". Pero no era cierto entonces como tampoco lo es ahora. Políticos que roban al pueblo y el pueblo se roba entre sí. Nunca avanzaremos. Nunca podremos crear empleo con esas empresas clandestinas que tanto daño hacen al pequeño empresario.

¿Por qué nadie hace nada? Los inspectores de Hacienda no van a esos garajes clandestinos. No van a visitar a esas asociaciones fraudulentas. Los inspectores se introducen en tu negocio como si fuese su casa y te riñen hasta por no haber quitado el árbol de navidad en caso de ser febrero. Te piden una serie de cosas y cuando ven que todo está correcto intentan sancionarte por cualquier tema absurdo por el cual le acabas quitando la razón.

Esto no va bien. Esto cada vez va peor. Si ellos roban, los otros también y los que pueden hacer algo lo consienten me da miedo pensar en que va a quedar esto.

Espero, deseo que esto se revise en todos los ayuntamientos de España, pues muchas pequeñas y medianas empresas se están yendo al traste a causa de otros que estafan al estado y por consiguiente a si mismos ya que todos somos el estado.

La gente no parece entender que esa demasía que pagas cuando vas a una empresa legal irá a pagar a tu médico de la seguridad social o a cualquier ayuda que en el futuro puedas necesitar.

Me parece muy triste. Pero esto es España. Un lugar donde está adquiriendo fama por la corrupción, los robos y donde nos conocen por matar toros en plazas y llamarlo cultura.

Definitivamente, España no va bien.