El próximo 16 de diciembre se dará algo insólito en España, los más de 600 millones de usuarios en Internet que solían leer prensa española a través de Google o Google Chrome ya no podrán hacerlo, por otra parte se producirá una merma de ingresos para los medios de AEDE estimada en unos 60 millones de euros y por supuesto, las repercusiones a nivel internacional dejarán a España expuestas al ridículo.

No todo es malo, otros países tomarán debida nota de lo perjudicial que puede ser que los "grandes medios" manipulen a los gobiernos para beneficiarse económicamente y de paso intentar dos objetivos: silenciar o al menos acallar a la prensa digital independiente que crece como la espuma en España y por otra parte forzar el cierre de varios de esos medios.

Pero las consecuencias la sufrirán los que esperaban beneficios y por otra parte, el resto del mundo podrá contemplar cómo un gobierno lleva adelante un ataque directo a la libertad de expresión y demuestra total ignorancia en lo que a la democracia se refiere, es que aún no entienden que Internet no es manipulable y gobernable como lo son las naciones.

A partir del 1 de enero con la Ley de Propiedad Intelectual en España se incorpora una norma controvertida como mínimo, es el derecho a cobro irrenunciable, algo que estará bajo la responsabilidad de CEDRO, llamativamente esta gente será quien adelante el dinero a los medios por la vía directa de los presupuestos, pero es aún más dudosa y oscuro todo ante la forma de llevarla adelante.

Los pagos a realizarse son en base a estimaciones pues no existe la forma de utilizar una fórmula o programa concreto, por tanto son subjetivas, CEDRO puede y será arbitrario en el destino de esos pagos y por supuesto que los pequeños medios se verán muy perjudicados en ese teórico reparto.

Vídeos destacados del día

AEDE representa a un centenar de medios españoles pero no al conjunto de medios, pero logro que el gobierno respaldara la polémica norma que ahora se vuelve en su contra, pues la misma no afecta sólo a España sino a toda Latinoamérica la cual a partir del 16 de diciembre dejará de recibir noticias en español a través de los dos buscadores más utilizados en el mundo y sobre todo en el de habla hispana.

Es la primera consecuencia directa de la nueva norma y reforma de ley, que lejos de proteger la propiedad intelectual lo que consigue es un ataque a las libertades individuales, a la libertad de expresión y deja en clara evidencia el absoluto desconocimiento acerca del funcionamiento de las redes por parte del gobierno.

El 30% de la audiencia de AEDE procede de Latinoamérica, por tanto el impacto económico será más que considerable, eso sin tener en cuenta las consecuencias al idioma español, el tercer idioma de Internet, nada de esto ha sido tenido en cuenta por el gobierno español que parece no tener idea de la que se le viene encima.

AEDE pide ahora reacciones de algo que ellos mismos han provocado y la solución es derogar esa norma con efecto inmediato o afrontar las consecuencias que pueden significar el cierre de algunos diarios, entre ellos El País que ya enfrenta cuantiosas pérdidas y que este significaría el golpe de gracia.