Todo presagiaba que iba a ser, este último Pleno de control al Gobierno, un ir y venir de mutuas críticas. Faltaba por averiguar la estrategia que uno y otro iban a emplear para “echarse los trastos a la cabeza”.

Pedro Sánchez, Secretario general de los socialistas, abogó por acudir a la hemeroteca franquista y realizar una analogía de aquel tipo de gobernar el país con las actuales medidas y leyes que estaba realizando el actual ejecutivo. Por su parte, el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, repitió la argucia de acudir al antecesor de Sánchez, alagando su porte intelectual para demostrar la incompetencia y falta de liderazgo del actual secretario socialista.

El dirigente socialista manifestó su desacuerdo por la aprobación, en solitario, de la reciente Ley de Seguridad Ciudadana, Ley Mordaza, ya que priva de derechos y libertades fundamentales. Le recordó que esa forma de actuar y gobernar era la misma que se empleaba en la España pre-democrática. “A usted solo le falta recuperar aquella frase de “la calle es mía””, aludiendo a la expresión utilizada por Fraga cuando era Ministro de la Gobernación.

Por su parte, del otro lado del hemiciclo, usó a Rubalcaba para desprestigiar al actual líder socialista. Frases como esta: “Tenía más tino que usted cuando pronunciaba frases en esta Cámara”, ponía de manifiesto su voluntad de separar diametralmente cualquier intento de pacto entre ambas formaciones políticas y perfilar el último tramo de la legislatura con férreo convencimiento de identidad de partido.

No fue el único recurso que Rajoy utilizó para reivindicar y defender sus decisiones políticas, sino que acudió nuevamente al “sonsonete clásico” de la herencia recibida. Que si facturas sin pagar escondidas en los cajones de los despachos, que si déficit público, que si …Lo cierto y verdad es que acaba el año en la Cámara Parlamentaria como empezó: Tú dices, pues yo más.  Ambos dirigentes pusieron la fuerza de su discurso en el adversario político para defender sus políticas e ideologías, más que en  mostrar a la ciudadanía la firme voluntad de consenso en tema que nos afectan a todos. ¡Que aproveche!