Hoy nos despertamos con el sorprendente anuncio de nuestro Presidente en el cual declaraba el fin de la Crisis, en esta España donde el pueblo se ha convertido en carne de cañón de nuestra clase dirigente, tenemos que aguantar y soportar este tipo de declaraciones absurdas e indignantes.

Los españoles nos hemos sometido a que los que gestionan y hablan de la crisis, que son justamente aquellos que no la padecen, lo cual da lugar a este tipo de anuncios como mínimo, ofensivo para la gran mayoría de los ciudadanos.

Hasta la fecha, a ningún representante de la clase política de nuestro país le han quitado su casa, cortado la luz y mucho menos sacan cuentas para saber cómo llegar a fin de mes.

En esta España donde los subsidios familiares pueden ser parcializados, lo cual hasta es etimológicamente imposible colocar estas dos palabras en una misma frase ( Se entiende por subsidio (del Latín subsidum): Una prestación pública asistencial de carácter económico y de duración determinada para quienes no hayan cotizado), se exige al ciudadano la cotización y además esta deberá ser por contratos a tiempo completo si la quieres recibir de igual forma, en caso de contratos parciales tendrás derecho a medio subsidio.

En vista de las próximas elecciones anuncian una nueva ayuda de carácter transitorio (como las elecciones), para los parados de larga duración y los españoles tenemos que tragar grueso y aguantar porque como se dice popularmente, algo es algo.

Somos una tierra de desposeídos, la nueva y poderosa clase política, además de todo lo que nos ha arrebatado, nos ha quitado hasta las ganas de reclamar nuestros derechos y para rematar se burlan de nosotros realizando estas absurdas declaraciones.

Sr. Rajoy, un grandísimo porcentaje de los españoles vive la crisis, cada día, sin descanso, sin respiro y es intolerable que Ud. no lo vea, si lo desea venga a mi casa: somos tres, percibo un subsidio de 250 euros y así se daría un baño de realidad, en vez de reclamar el mismo sueldo que su cúpula partidista.