En España hay muy pocos jueces, para todo el país estaban convocadas solo 50 plazas de jueces. Para el año que viene todavía no están convocados los exámenes de judicaturas, hay muchos aspirantes y muy pocos los convocados, con tanto trabajo de los jueces instructores se debería delegar en más personas la investigación, en el caso de los ERES, con la jueza Alaya, así como el juez Ruz, también con mucho trabajo de investigación.

Los juicios serán más rápidos si hay más jueces en España. Si se especializan más jueces y más secretarios judiciales se agilizaría. El dinero público, además de en sanidad y en educación, se debe emplear en crear más plazas para las oposiciones en toda España.

En materia penal, como unos jueces son los que instruyen y otros son los que enjuician, se necesitan más cantidad de órganos judiciales para que haya más seguridad para que los que incurren en delitos en breves plazos ya estén condenados a cárcel o a pagar lo que deban.

Otro aspecto muy llamativo es que para investigar un juez instructor un caso, transcurran cinco años y todavía se siga investigando y así puede que estén más años. Se agilizaría mucho si se repartieran el trabajo de enjuiciamiento y de instrucción entre varios y no solo un Juez, por ejemplo Ruz, que siga investigando y todavía no se haya enjuiciado a los que cometen los delitos.

No creo que Chaves y Griñán vayan a la cárcel, porque hasta que investiguen y sea el momento de enjuiciarlos, ya habrán pasado tantos años que prescribirán sus delitos o ya serán de setenta años a este paso tan lento que vamos.

Vídeos destacados del día

A los aforados también se les tiene que investigar y juzgar por los presuntos hechos que hagan en el ejercicio de sus funciones. No hay derecho a que como son ahora senadores, queden impunes de toda la responsabilidad que tuvieron cuando estuvieron ejerciendo altos cargos en la Junta de Andalucía. Todos sabemos que durante veinte años estuvo en el poder Chaves y que en Andalucía ha habido mucho chanchullo y muchos enchufes en la Junta de Andalucía. Quien la hace, la paga. Sea quien sea.