Marino Rajoy ya se encuentra disfrutando de sus vacaciones navideñas en Sanxenxo, Pontevedra. El presidente electo por la mayoría de los españoles, por fin disfruta de unas merecidísimas vacaciones, después de sacarnos de la crisis. Y como no podía ser de otra manera, esta mañana se ha ido a pasear a buen ritmo, eso sí, inferior al de la recuperación que tiene España ahora, el "motor de Europa" como el mismo declaraba recientemente. Y es que desde el último Mariano ahora ya se le conocen dos aficiones, pasear, algo que todos sabíamos, pues siempre hace lo mismo cuando está de vacaciones. Y la segunda, que la hemos conocido después del último consejo de ministros, sacar a España de la crisis. Aunque en mi humilde opinión, #Mariano Rajoy, saca de la crisis a España y a cualquier país del mundo. Por ejemplo, Mariano coge el gobierno de Malaui - uno de los países más pobres del mundo - y con dos o tres legislaturas convierte al país africano en una superpotencia económica mundial. 


Pues bien, dejando de lado las grandes virtudes del presidente, este ha podido disfrutar hoy de un paseo por la ruta de Pedra e Da Auga de Ribadumia, en buena compañía, pues a su lado iba el marido de la ministra Ana Pastor, que es presidente de la Autoridad Portuaria de Marín y ría de Pontevedra, José Benito Suárez Costa. 


Sin lugar a dudas, Mariano despedirá el año tranquilo, pues sabe que ha cumplido con su objetivo de sacarnos de la crisis, aunque nadie o casi nadie lo perciba, pero si lo dice él, el mismo que afirmó que el problema del "Prestige" era solo "unos hilillos de plastilina". ¿Quién lo puede dudar? Yo, al menos, no puedo desconfiar de alguien así, alguien que sabe que, antes de ir a ver el fútbol, hay que dar alguna explicación, como hiciera antes de ir a ver a la Selección Española de fútbol, en la pasada Eurocopa. Pese a todos estos logros de Mariano, la ciudadanía todavía demuestra que no lo aprecian como se merece, pues según la última encuesta publicada por Sigma-dos, el líder del PP obtendría un 3,5 de valoración siendo el político peor valorado por la población, solo superado por Mas. Esto, sin lugar a dudas, demostraría que en España, no sabemos votar, pues si hace tres años obtenía mayoría absoluta, hoy después de "sacarnos de la crisis" - venga, sí, era broma - ya nadie o casi nadie confía en él.