En el mundo del rock llevamos asistiendo estos últimos años a un rio de regresos, en especial los amantes del rock alternativo de los 90, volvieron Soundgarden, Alice in Chains, Smashing Pumpkins, Rage Against the Machine... una gran cantidad de grupos que hace dos décadas llevaron a los más alto el género.

Ahora, casi en 2015 y ya después de que haya pasado un tiempo podríamos decir que en general, casi todos estos grupos viven de las glorias pasadas, algo que asegura unas buenas giras de conciertos que en el caso de los grandes grupos norteamericanos entre giras por su país y Canadá más las giras internacionales, les hacen vivir de unas rentas que ellos mismos se hicieron merecedores.

En muchos casos esos regresos te permiten volver a ver a tu grupo favorito, o verles por primera vez, sería absurdo no felicitarse por algo así, pero en su regreso... ¿aportan algo nuevo? rara vez estos regresos traen novedades y quizás lo mejor que le puede pasar a una banda que regresa es no perder mucho su base de fans o facturar discos decentes que les sirvan como excusa para salir con la banda.

En las giras es donde está ahora el dinero para la mayor parte de las grupos y salvo alguna excepción, las bandas citadas y muchas otras que han vuelto aseguran un buen concierto. Pasarlo bien y hacer un ejercicio de de melancolía o de nostalgia. No pidas que vuelva la rabia o las ganas de comerse el mundo de una banda como cuando tenían 18/20 años, es algo humano, incluso aunque no se retire la banda, tienes ejemplos de buen hacer sin ese feeling, caso de Pearl Jam que de tanto esperar que hiciesen un nuevo Ten o un Vitalogy los fans se dieron cuenta que eso ya no iba a volver.

Vídeos destacados del día

En la música como en la vida el interés es base de prácticamente todo, ahí tenemos el ejemplo de unos Queen descafeinados que volvieron para hacer caja o grupos que siguen sacando discos como banda cuando solo queda el cantante caso de Smashing Pumpkins con Billy Corgan que en estas fechas presenta su nuevo . Quizás deberían volver con otros nombres y no continuar trayectorias que parecián finiquitadas para siempre, pero volver con el nombre de una gran banda es tener bastante trabajo hecho. Al final queda esa sensación agridulce de poder verles pero sabiendo que la energía del pasado casi nunca vuelve.