En España existen muchos partidos políticos pero los principales que han gobernado, gobiernan o pretenden gobernar son PSOE (Partido Socialista Obrero Español), PP (el Partido Popular) y Podemos.

Todos los políticos son iguales, fáciles de corromper por el poder o por un sobre, por regla general, entonces todo partido político es igual, hay una escala de negatividad y pesimismo llamada el criterio del pesimista, se trata de elegir lo mejor dentro de una escala que es pésima, debido a que son las opciones políticas que hay por el momento hasta la aparición de Podemos, un partido político que, a simple vista, realiza promesas distinguidas y protagoniza el papel del buen político humilde, cuando todo el mundo sabe que no existe tal figura. Las encuestas indican que este partido puede gobernar y puede ganar, con ello vendrá un mundo apocalíptico lleno de miseria y de muerte económica y laboral.

Tanto el PSOE como el PP han hecho promesas para llegar al cargo, promesas que no han podido cumplir (prometer y prometer hasta meter), no estaban preparados para la situación de crisis económica actual debido al resultado actual, el mundo no estaba preparado, la crisis es cíclica y con el tiempo la situación se reanuda y las personas se adaptan, también muchas personas reaccionan de manera diferente ante partidos políticos y, por lo general, ante políticos que no son responsables con su país, ya que persiguen un objetivo propio y no un objetivo por el bien general.

Podemos es un el ejemplo perfecto del producto financiero perfecto que ofrece rentabilidad, seguridad y liquidez (el triangulo de la inversión) pero lo que se desconoce es que no existe ese producto financiero, ya que hay que tener en cuenta el tiempo y las políticas ya existentes, no se pueden hacer promesas basadas en un punto vacío, las personas se agarran a un clavo ardiendo y quieren probar con un nuevo partido político pero a veces es mejor malo conocido que bueno por conocer. Ningún partido político es perfecto pero el plan político de Podemos es una cortina de humo, tras la cual existe mucha deuda justa, injusta e ideas políticas externas que en un país como España no son aplicables a diferencia de Venezuela.