El impacto de la visita de Pablo Iglesias a Cataluña continua generando todo tipo de manifestaciones desde la sociedad catalana independentista, opinión pública, redes sociales y medios de comunicación. Los independentistas, aunque no decepcionados, sí que muestran un abierto desencanto por el mensaje nada novedoso de Podemos.

Era de esperarse, por otra parte, que Iglesias tuviera el éxito que tuvo en Vall d'Hebrón, pero resulta desconcertante la ovación expresada a un abierto menosprecio a los valores del independentismo que el secretario general de podemos redujo a los colores y las formas de una bandera. Dado que muchos de quienes estuvieron aupándole no sólo formaron parte de la gran senyera catalana del 11S y asistieron a la consulta deslegitimada por el TC el 9N, sino que también se auto inculparon el pasado lunes 22 de diciembre ante la resolución del mismo Tribunal para imputar a Artur Mas, la vicepresidenta del Govern y la titular de Educación en Cataluña por desobediencia y otros delitos relacionados con las decisiones tomadas para la celebración de la consulta que había sido prohibida.

En respuesta al discurso del Secretario General de Podemos, periodistas, políticos y líderes de opinión independentistas en Cataluña, no esconden su recelo y desconfianza llamándole "agitador de masas", "salva patrias" "mesías". Pilar Rahola, periodista y política independentista acérrima dijo de Iglesias: "éramos pocos y ha llegado un salvapatrias, y como todos los que salvan al pueblo de sí mismo, ha venido con la verdad del Mesías, repartiendo carnets a unos y enviando a otros al ostracismo".

La asesora de Artur Mas a través del Consejo Asesor para la Transición Nacional, ha sido la más beligerante en sus críticas y ha cargado contra Pablo Iglesias en diversos tuits: "La frase de Pla, 'lo más parecido a un español de derechas es un español de izquierdas', ha quedado hoy certificada con un mesías con coleta.

Vídeos destacados del día

Entre Mío Cid Rajoy y Che Iglesias, respecto a Cataluña, hay más parecidos que diferencias. Y ninguno quiere que decidamos los catalanes". No se quedó con nada dentro la política catalana.

Por otra parte, en su editorial del fin de semana, el periodista Antoni Bassas, critica también el contenido del mensaje vertido durante la casi circense aparición de Podemos en Barcelona: "Pablo Iglesias ha venido a Barcelona y ha descubierto el Mediterráneo iniciando su aleccionamiento sobre lo que es la soberanía, aclarando que ser soberano es poder decidir sobre la sanidad pública". Dice Bassas que, salvando algunas diferencias a favor de Podemos, la idea de este partido en Cataluña es como la del PP, es como la del PSOE y otros organismos que no son capaces de adoptar una visión no españolizada del pueblo catalán.

El hacer a un lado las cifras a favor del independentismo catalán ha sido para muchos, una afrenta que coloca, como dijo Antoni Bassas, al partido Podemos en la misma banca que las organizaciones políticas con tendencia unionista.

Entre los actores políticos y sociales que se unieron a las airadas críticas a Podemos, se cuenta con Eduardo Reyes, de Súmate, quien le reprocha a Iglesias que mudara de opinión respecto al año pasado y le recuerda que Cataluña es una nación; Martí Anglada, 'embajador' de Cataluña en Francia y Suiza que remarca las semejanzas entre el discurso de Podemos y la postura de los partidos políticos unionistas. El editor de la revista "Time Out", Eduard Voltas quien exigió a Pablo iglesias no pretender dar lecciones de soberanía e historia a los catalanes.

Es evidente que la perspectiva de los medios de comunicación y políticos más allá del Ebro dista mucho de la visión y sentir de los líderes de opinión y los más de dos millones de personas que parecen desaprobar desencantados y desconfiados, el mensaje y el plan que Pablo Iglesias con su partido tienen para Cataluña.