El cierre de seriespepito,películaspepito, magnovideo y series.ly han sido algunas de las damnificadas por la nueva legislación al respecto, llegando a la detención de los administradores de seriespepito y películaspepito.

Con frecuencia se abre el debate cada vez que caen estas páginas, desde que internet entró en nuestros hogares se mostró como un buen lugar para descubrir multitud de posibilidades que hace décadas hubiera sido imposible de imaginar. Ahora podemos comprar un disco recopilatorio de un grupo minoritario como "Red House Painters" viviendo en un pueblo de Palencia o que te llegue a catálogo alemán de un Mercedes w210 por ebay de un vendedor Albanés.

El cambio que ha supuesto en la industria ha sido grande, primero empezó afectando a la industria musical, que pese a el cierre de fenómenos como napster, poco pudo hacer ante la posibilidad de bajarte las discografía de tu grupo favorito en unas horas.

Cualquier melómano de clase media en los 90 podía tirarse bastante tiempo para ir recopilando una discografía, recuerdo comprar un disco de los Temple of the Dog en una famosa tienda por lo que hoy serían 20 euros. Ahora puedes encontrar y bajártelo todo e incluso con fenómenos como Spotify ni te lo bajas. ¿La industria ha muerto? no, aunque hubo muchas víctimas, pero si que ha servido para que muchos grupos y solistas que antes vivían de las ventas no hayan tenido otro remedio que volver a tocar en directo. En el lado positivo, internet y el boca a boca hacen que si eres bueno te des a conocer al margen de los influyentes cuarenta principales, como así pasó con Vetusta Morla.

Tras aludir a la música, lo mismo podríamos decir de las series y el Cine online, internet nos ha ayudado a tener un amplio abanico de posibilidades, ver series incluso descatalogadas o tener acceso a multitud de películas que no podríamos ver.

Vídeos destacados del día

Víctimas además de la industria tenemos a los videoclubs que cayeron ante el terremoto de internet.

Las nuevas medidas puede que momentaneamente parezcan servir de ayuda para que los ciudadanos compren más dvd de películas o series, pero al igual que pasó con fenómenos como napster, internet siempre va por delante y alternativas van a existir. Incluso hay formatos con bastante buena aceptación como Netflix en Estados Unidos, que por 5 euros al cambio te permite ver un amplio catálogo de cine y series en tu casa.

La solución quizás estaría en que tanto la administración, como la sgae, así como el mundo del cine se pusieran de acuerdo para poner unos precios más acordes con el mundo en el que vivimos, si la gente pagase 3 euros por ir al cine, asistiría más o si comprarse una serie entera en dvd o blue ray a un precio que fuera más asequible no se la descargarían tan masivamente. Parece que la industria sigue sin escuchar al público, mientras que eso ocurra, no avanzaremos.