La Violencia de género sigue tiñendo de rojo las páginas de los periódicos y llenando de dolor a las familias de las víctimas. Nos preguntamos ¿Qué está pasando?, si se han dictado leyes y se toman algunas medidas, tiene que existir algo que está fallando. Las mujeres se sienten desprotegidas por el Estado. Debe existir un mecanismo que ponga fin a tantas muertes.

Hoy se habla que se ha calificado de "bajo o nulo" el procedimiento que se les dio a 14 mujeres que hoy están muertas, pero que, previamente, habían denunciado a sus maltratadores y, finalmente, a sus asesinos. Es verdad que muchas acaban retirando las denuncias, por coacciones de sus agresores, pero por qué no se detecta que están siendo presionadas, se debería hacer un seguimiento para que, de alguna manera, no se sientan solas y a merced de sus parejas.

El problema tiene una magnitud sin precedentes en España, hay 100.000 mil denuncias cada año por este tipo de casos, particularmente la violencia de género, que deberían de ser tomados en cuenta a la hora de buscar soluciones a través de mecanismos eficaces, porque esto es un problema social grave que hay que detener. La situación es tal que se ven casos de violencia, ya en la misma adolescencia, es decir, que se repiten conductas porque los hijos son también las grandes víctimas de estos delincuentes, por llamarlos de alguna manera.

Los casos de este fin de semana no pueden pasar desapercibidos, es necesario crear una comisión que, con carácter urgente, se reúna para implementar todo lo que sea necesario, para detener el avance imperioso de esta lacra social. El año pasado murieron 48 mujeres y ya en lo que va de año son 47, desde luego que aquí hay algo que está fallando.

Vídeos destacados del día

La falta de dinero es uno de los temas que debería solucionarse porque la protección de las denunciantes es imperiosa.

Los expertos coinciden en la opinión de que estos personajes, inadaptados sociales, no se reinsertan con facilidad, por lo tanto no se pueden dejar sin control, porque terminan asesinando a sus víctimas. Está claro que, aunque algunas de las victimas asesinadas en este puente de la Constitución habían denunciado, no se siguió un protocolo de vigilancia y protección, se les abandonó a su suerte y terminaron perdiendo la vida miserablemente.