Pudo haber sido una simple anécdota, pero se ha convertido en una verdadera bola de nieve, y es que en la presencia de un niño que estaba triste por la muerte de su mascota, el Papa le comentó que el Paraíso está abierto a todos los seres del Señor. El actual Papa, está dando esperanza a gays, parejas de hecho, defensores de la teoría del Big Bang, y ahora también a los activistas de los derechos de los Animales. Los informes de prensa, de las declaraciones del Santo Padre, fueron recibidos con entusiasmo, por los grupos de Tratamiento Ético de los Animales, y Sociedad Protectora de Animales, de todo el mundo.

La cuestión de si los animales van al cielo ha sido objeto de debate durante gran parte de la historia de la Iglesia Católica.

El Papa Pío IX, apoyó firmemente la doctrina de que los perros y otros animales no tienen alma, por lo tanto no van al cielo. En 1990 el Papa Juan Pablo II, revirtió lo de Pío, proclamando que los animales tiene alma y que "están tan cerca de Dios como los hombres". El Vaticano no dio publicidad a esa afirmación quizás porque contradecía directamente la doctrina de 1854 de la "Infalibilidad Papal" de Pío IX.

En 2008, el Papa Benedicto, rechazó enfáticamente la opinión de Juan Pablo, afirmando que cuando un animal muere "sólo significa el fin de la existencia en la tierra". La Sra. Gutleben de la Sociedad Protectora de Animales, comentó que si el Papa dice que todos los animales van al cielo, entonces la implicación es que los animales tienen un alma, y si eso es cierto, entonces debemos considerar seriamente la manera en que los estamos tratando. Tenemos que admitir que estos son seres sensibles, ya que significan algo para Dios.

Vídeos destacados del día

La Sra. Sarah Withrow King, directora de alcance cristiana y comprometida con los grupos activistas anti-mataderos, dijo que las declaraciones del Papa, podrían influir en los hábitos alimentarios de los católicos para que se alejen de consumir carne. Las declaraciones del Papa demostrarán si es una nueva razón convincente para no comer carne.

Las industrias donde se mueven billones de dólares en carne de res, cerdo, aves y pescados están realmente preocupadas, y han declarado "Ellos ciertamente no quieren decir que sacrificar y comer animales sea un pecado, pues en el Génesis dice que el hombre tiene el dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve en la tierra" y ése domino significa que cuando lo necesitamos lo podemos utilizar.

La profesora de religión y Estudios Ambientales de la Universidad Southwestern en Georgetown, Texas, Laura Hobgood-Oster, dijo que la Iglesia católica nunca estuvo nada clara al respecto, preguntándose ¿los mosquitos, también van al cielo? Y yo sin tener tantos doctorados le digo que sí, y que seguro no andarán picoteando a nadie…