Nadie podría haber pensado hace dos semanas que el Partido Popular pudiera enfrentarse a Podemos en el campo dialéctico, pero desde que Mariano Rajoy nombró como nuevo portavoz del partido en el Congreso a Rafael Hernando, la cosa ha cambiado. Y es que ahora el partido de Pablo Iglesias deberá agudizar el ingenio para poder estar a la altura del Rafael Hernando. Ya que el nuevo portavoz del partido de Gobierno demuestra en cada oportunidad que tiene un gran uso del lenguaje y perspicacia en sus razonamientos. 

No ha tardado Hernando en aprovechar un micrófono, para causar desconcierto y estupor en la formación de Pablo Iglesias, y es que ayer mismo protagonizó un momento épico, que posiblemente será recordado en la historia de la política moderna. En dos frases consiguió sintetizar la que, tal vez, sea la más profunda y brillante crítica que se la ha hecho al partido "anti-casta" hasta la fecha. Rafael Hernando sentenció; "cuando les pasas el algodón está lleno de suciedad, por no decir caca", el público presente fue iluminado y la prensa de derechas ya tenía el arma que necesitaba para frenar el imparable auge de Podemos, "la caca".

Pero su brillante y creativo discurso no quedó aquí, pues tiró del poco usado recurso metafórico del color, afirmando en referencia a Podemos que "hay algunos que pintan la España en negro, una España sin futuro, llena de desastres". Algo muy lejos de la realidad, aunque sí es cierto que en la Comunidad de Madrid los niños corren riesgos de padecer en un futuro enfermedades cardiovasculares, debido a su abundante ingesta de "bollos", como advertiría Ignacio González, ante la descabellada idea de los grupos de la oposición, al querer dejar abiertos durante las vacaciones los comedores escolares, para que los niños puedan comer todavía más "bollos". 

Ayer en Salvados, de Jordi Évole, el actual líder del PSOE se comprometió a un "cara a cara" con Pablo Iglesias, hecho que de producirse hará estallar los audímetros de televisión. Ahora lo que me gustaría ver, sería un "cara a cara" Pablo Iglesias, Rafael Hernando, no sé si llegaría a los mismos índices de audiencia, pero lo que sí está claro, es que el líder de Podemos se vería contra la pared si Hernando saca todas sus armas y sobre todo si saca "la caca".