El día de Navidad, muchos universitarios, alumnos del máster o estudios de posgrado han recibido el regalo de su carrera,  la resolución de solicitud de beca para el curso actual 2014-2015. Desde el ministerio de educación, formación profesional y universidades, su beca ha sido propuesta para su denegación.

Mientras que en Estados Unidos, Washington, D.C. el presidente Barack Obama da el anuncio de la decisión de invertir 1.000 millones de dólares en educación preescolar, el ministerio de educación española hace recortes en las becas de los estudiantes.

El curso del año pasado 2013-2014 muchos se han visto forzados a abandonar la universidad a mitad del curso por razones tan obvias, la denegación de su beca, otros se han visto atrapados en otros países debido a que la beca Erasmus no había sido financiada y algunos la han recibido en el mes de mayo, faltando apenas dos meses para acabar sus cursos de estudio.

Con la crisis se han hecho grandes e importantes recortes, pero recortar y ahorrar en sanidad o en educación es un movimiento erróneo que no se debe repetir, estudiar es un derecho que cualquier persona tiene y debe tener, a pesar de que la matrícula solo representa una parte del coste real del curso académico, el dinero sale de los bolsillos de los contribuyentes y si es necesario invertir en las futuras generaciones para que estén mejor preparados frente a futuras crisis ya que ha quedado claro que es un hecho que no se puede evitar.

Decidir invertir en educación es sinónimo de progreso, a la larga ahorra dinero de los contribuyentes, si las personas se forman bien desde una edad muy temprana, estarán mejor preparados ante cualquier inconveniente, frente a cualquier mercado, en cualquier idioma y se adaptaran mejor a cualquier situación que se les interponga en el futuro.

Hay personas que no pueden permitirse una buena formación, para ello, el estado pone a su disposición las becas y subvenciones de estudios o de investigación, pero la decisión de exigir unos requisitos más duros que años pasados, ha llevado a muchos estudiantes al abandono de sus carreras y con ello de su futuro universitario.