Fernando Torres al fin vuelve a casa por Navidad, como si del mítico anuncio de turrones navideño se tratase, el jugador regresa al equipo donde creció y del que se marchó para crecer como jugador.

Se fue como un niño y llega después de haber dado sus mejores años en la liga inglesa. La etapa en el Liverpool quizás sea la que guarde con mejor recuerdo y llegó a las más altas cortas. Estando en lo mejor de su #Fútbol en el año 2008 declaró en una entrevista respecto al Atlético de Madrid " No sé si me retiraré allí, pero me gustaría volver y terminar algunas cosas que quedaron por hacer", 7 años después ha regresado y lo hace a las órdenes del que fuera su compañero en el Atlético de Madrid, Simeone.

La gente que les conoce, sabe que si hay alguien que puede hacer que Fernando vuelva a tener el nivel que no ha demostrado en Milán es Simeone. Llega a un club que está en uno de los mejores momentos de su historia y con toda seguridad la totalidad de la plantilla apoya la llegada de un jugador cuya experiencia y amor al club está fuera de toda duda. Los pronósticos no pueden ser los mejores, aunque como siempre en el fútbol la verdadera prueba será su rendimiento y en un delantero lo prueban los goles. La negociación está prácticamente cerrada a expensas de los flecos con el Chelsea que es un propietario y en principio llegaría cedido, aunque todo el mundo sabe que si rinde, su relación con el club de sus amores continuará.

La llegada de Fernando Torres implica una salida, la del italiano Cerci, jugador de talento pero de carácter complicado como ya demostrara en su pasado en la Fiorentina, en su paso triunfante por el Torino demostró de lo que es capaz jugando con todo a favor pero en el Atlético nunca encontró su sitio y su "especial" manera de ser, se encontró con un Diego Pablo Simeone que no admite ningún privilegio y menos para los recién llegados.

Vídeos destacados del día

Las salidas en el Atlético de Madrid que le valgan para cuadrar la caja no están para nada descartadas y en los próximos días Caminero intentará cerrar los temas pendientes para un equipo que tratará de repetir los éxitos del año pasado.