Estados Unidos es un país de contrastes. Destaca tanto por su cosmovisión técnico-científica como por su alto índice de "religiosidad". Pero, ¿es esto compatible? Pretendiendo dar respuesta a la pregunta, científicos como Richard Dawkins (1941), o el ya fallecido Cristopher Hitchens (1949-2011), ponen de manifiesto la torpeza científica que supone ser religioso, defendiendo así un humanismo de carácter ateo.

Sin embargo, parece que no todos los científicos comparten esta visión en el país de las oportunidades. El propio Dawkins confiesa conocer a varios colegas científicos de su país declararse cristianos o creyentes de un dios (ya sea personal o impersonal).

Alguno, a pesar de reconocer su inclinación religiosa, parece olvidarse de ella al realizar su práctica científica. Pero, de nuevo se vuelve a cuestionar: ¿es esto posible? ¿No habría una contradicción entre los esquemas teórico-culturales que definen a estos individuos, y su modo de operar práctico?

El biólogo Dawkins no puede comprenderlo, y cree que en muchas ocasiones los científicos dicen este tipo de cosas debido a un posible rechazo por parte de una sociedad norteamericana que, aunque parezca mentira, por lo general es muy religiosa. Pero, por ejemplo, ¿cómo puede defenderse la existencia de un dios mecánico considerado causa inmaterial del mundo (despreocupado de los asuntos de su creación y, por tanto, impersonal), y al mismo tiempo manifestar la fe cristiana?

Esta mezcla de lo científico y lo religioso supone un problema para intelectuales del tipo Dawkins, quien muestra su desagrado hacia todo aquello que lleve puesta la etiqueta de "#Religión" o "Dios".

Vídeos destacados del día

De todos modos, es un hecho que las formas de vida americanas distan mucho de lo que requiere una auténtica vida religiosa. Las políticas liberales (en las que la usura cobra un papel fundamental) y el triunfo del cientificismo, hacen inviable la experimentación del sentimiento propiamente religioso.

Sin embargo, muchos americanos, no lo ven del mismo modo. Entonces, ¿qué? ¿Son compatibles ciencia y religión?