Con las municipales a la vuelta de la esquina y con la sombra de #Podemos amenazando con romper el bipartidismo e incluso -porqué no- arrebatarle el #Gobierno de Madrid, Aguirre ha preferido ponerse públicamente a disposición del partido y dejando bien en claro que le gustaría ser la alcaldesa de Madrid.

A pesar de su retiro en setiembre del 2012 como presidenta de la comunidad Esperanza Aguirre no abandonó su cargo como presidenta del PP madrileño, en su día dijo que la política es su vida y en las últimas horas lo demostró ofreciéndose como posible candidata y en sí no es ninguna sorpresa para la máxima dirigencia del PP.

Desde hace dos meses que se rumoreaba su regreso a la primera línea política y estratégicamente puede ser determinante su candidatura si es que el PP desea conservar Madrid, pero todo esto deberá esperar a la convención que se celebra a finales de enero, algo que se encargó de dejar claro la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal quien manifestó que los nombres de cabeza de lista se conocerán en febrero luego de la convención.

Aguirre declaró además que el momento de conocerse las candidaturas es lo de menos siempre y cuando los candidatos sean conocidos, aunque no se mostró tan de acuerdo si los nombres de las cabeza de lista no fueran suficientemente conocidos, entonces las cosas cambiarían por que quizás sí sería tardío esperar a la convención. La ex presidenta de Madrid lleva meses dejando caer que ella "está en el banquillo" para lo que pueda pasar, en claras alusiones a la alcaldía madrileña, si bien el comité regional del PP la puede proponer es el Nacional el que tiene la última palabra, Aguirre lo sabe y no está dispuesta a que se le adelanten aunque su oferta ha sido tomada con cierta frialdad por parte de varios dirigentes encumbrados de PP.

Vídeos destacados del día

Queda claro que la irrupción de PODEMOS obligará al PSOE y PP a contar con lo mejor que tengan en todo el país y más que nada allí donde la novel formación se presente, por más que en las últimas semanas se están ocupando de lanzar ambos campañas de desprestigio hacia la formación que lidera Pablo Iglesias, no logran que esta siga creciendo en apoyos manifiestos por parte de la ciudadanía. Las municipales pueden marcar el comienzo de una nueva era política en España, en medio de denuncias de corrupción, de renombrados dirigentes imputados y de tráfico de influencias los partidos tradicionales están pasando por horas bajas.

Podemos se presenta como una alternativa viable y el pueblo español parece estar dispuesto a darle la oportunidad, Esperanza Aguirre y los varones del PP son conscientes de esto y sobre todo de que pueden perder alcaldías claves además de que las diputaciones provinciales pueden llegar a ser controladas por Podemos. En resumen: PSOE y PP deben de contar con los mejores en todos los municipios posibles, de ello depende si conservan el poder.