La señora Esperanza Aguirre se ha rodeado de amiguetes que siempre le ríen las gracias, para seguir la campaña de despotricamiento hacia #Podemos y, más concretamente, sobre su líder, Pablo Iglesias. Ha acusado de nuevo a Pablo Iglesias de cobrar dieciocho mil euros, por supuesto sin pruebas. De haber cobrado mil quinientos euros en b, ¿cómo pueden dar clases de responsabilidad y obediencia civil las personas de un partido que se han hecho toda una sede con dinero sin declarar?

Ahora, además, se han sacado un antiguo colaborador de Vallecas al que han editado un libro para que ponga a caldo al lider de Podemos, el hombre hace lo que puede y no sabe contestar cuestiones que le preguntan los tertulianos de 13 TV sobre a qué se debían aquellos antiguos cobros ilegales.

Se lo podían haber preparado un poco antes.

Qué tiempo perdido por los políticos el que emplean para informarse e investigar sobre los demás, en lugar de emplear el tiempo en informarse sobre cómo viven los españoles y sus posibles soluciones, caso de que encuentren alguna razón por la que haya que mejorar este país, que igual lo ven todo bien tal como está. Hasta llegan a decir que Iglesias está escondido y asustado por el libro que se han sacado de la manga y que los seguidores de Podemos están en contra de su líder porque ha bajado tres puntos en Twiter.

Exigen autocrítica los que no la hacen con ellos mismos, los que dicen que los de Podemos se han puesto las manos en la cabeza asustados. Perdónenme que yo también me ría del pequeño Nicolás, que le queréis hacer a Podemos con el autor de este libro que destapa al verdadero Iglesias y con todas las cosas que decís en estos debates en los que no hay debate, porque todos apuntan a la misma diana.

Vídeos destacados del día

Sigan sin querer ver las preocupaciones que tienen los ciudadanos españoles, sigan dando la cara y defendiendo a los acusados de fraude, a los imputados de sus partidos de siempre, sigan así, sin hacer nada, que Podemos y su villano, vosotros tertulianos extremos, políticos, y yo, dentro de un año, nos echaremos unas risas, todos juntos.