¿Qué tal le va, señor Rajoy? Por lo que cuenta por ahí, deduzco que, de fábula. Bueno. A usted y a todos los suyos- Sus compañeros de partido y #Gobierno, quiero decir. Y, ahora se preguntará, siempre en el hipotético caso de que, alguien cercano a usted o sus círculos lea estas líneas, y, aún así, dudo muy mucho, que le haga comentario alguno al respecto. Lo que iba diciéndole. Ahora se preguntará, quién es esta señora que tiene la osadía de dirigirse de manera pública, nada más, y, nada menos, que al mismísimo Presidente de España. Me presentaré encantada. Soy una ciudadana más, de esos millones de ciudadanos que, más que vivir, sobreviven en este país que usted preside, y que se han cansado de oír sus mentiras y las de los suyos, independientemente, de que, le hayan votado, o no.

Sí, señor Rajoy. Usted y su gobierno, han rebosado el vaso de nuestra paciencia, y esta, como es lógico, se ha agotado. Pero, lo que más nos molesta, es que, además de proseguir con esa inmoral y permanente tergiversación de la verdad que se sufre día tras día en este país, tenga la indecencia, sí, señor Rajoy, la indecencia, de burlarse de todos nosotros.

Usted, tiene la curiosa costumbre de, allí dónde su presidencial hechura arriba, ya sea aquí, o más allá de nuestras fronteras, proclamar a los cuatros vientos y a todo aquél que quiera oírle, lo estupendamente bien que nos va a los españoles. Y, tal afirmación, señor presidente, es una colosal y rotunda mentira. Más de 5 millones y medio de parados; desahucios in crescendo (un 7,3% en el último trimestre); más de novecientos mil hogares donde todos los miembros de la familia están en el paro y sin ningún otro ingreso; recortes y más recortes en sanidad, educación, ayudas sociales…, y, muchas otras miserias y penurias en las que todos ustedes, con sus agresivas políticas aprobadas por decreto, han sumido a este país.

Vídeos destacados del día

Un constante suma y sigue infame, al tiempo que, se invierten millones de euros en edificaciones y proyectos de dudosa rentabilidad y de más que cuestionable servicio. Ante tales datos, y los datos siempre hay que ponerlos en cuarentena ya que tienden a reducir las cifras reales, no es necesario ser una lumbrera, para deducir que, esos brotes verdes de los que tanto alardea, como lo ha hecho recientemente en ese encuentro con empresarios, donde entre otras lindezas, ha afirmado que estas son las Navidades de la recuperación, deben haber brotado en el jardín de su casa, el Palacio de la Moncloa. Una vivienda, por cierto, cuyo mantenimiento y gastos, corren a cargo de nuestros bolsillos.

Pero, claro, si usted, que es el Presidente del Gobierno España y de su partido, vive en los mundos de Yupi, qué podemos esperar de sus colegas de gobierno. Y, el último en cubrirse de gloria, ha sido su homólogo, el Presidente de la Comunidad de Madrid, el señor Ignacio González, cuando en un acto de absoluta desfachatez y obscenidad, se ha atrevido a decir para justificar el cierre de los comedores escolares durante las vacaciones navideñas que, el problema de los niños de Madrid, no es la desnutrición sino la obesidad.

Aseveración, cuanto menos curiosa, sobre todo, contrastándola con el reciente informe de UNICEF, que sitúa el número de niños madrileños en peligro de desnutrición, en doscientos mil. Créame, señor Rajoy, que los calificativos que ahora mismo pasan por mi mente dirigidos a este compañero suyo, me ofenden incluso a mí, y, por esa razón y por respeto a mis lectores, prefiero callarlos. Pero, a buen entendedor, pocas palabras bastan. Y usted, aunque como Presidente ya nos ha demostrado con creces su ineptitud, tampoco es tan corto de entendederas, como para no imaginarse los términos que me guardo para mí.

Son muchas cosas las que aún me quedan por decirle. Pero me bastará con sugerirle una: tengan la decencia, usted y su partido, de no esperar a que las urnas les echen del escenario político en las próximas elecciones, y no precisamente, en hombros como los toreros en sus mejores tardes. Márchense, por favor. Y no esperen demasiado para tomar la decisión. Será, sin duda, el mejor servicio que en tres años nos harán a los ciudadanos de este país. #Mariano Rajoy