Las protectoras de Animales y todos los grupos sensibilizados contra el abandono animal están temblando de miedo, un año más, por la campaña navideña que ya ha comenzado. La razón es muy básica: se siguen comprando compulsiva, irreflexiva e irresponsablemente "mascotas" sin pensar en las obligaciones que un ser vivo conlleva.

Ante este hecho palmario en nuestra "España querida", el colectivo animalista de niños Alba Kids y la Federación de las protectoras de animales de la comunidad de Madrid (FAPAM) han alzado su voz para dar a conocer la ingente responsabilidad que conlleva adquirir un animal. Por otra parte, invitan a no comprar "animales de compañía" sino a adoptarlos visitando tanto las perreras como las protectoras de animales de tu ciudad o pueblo.

Esta vez, las cifras hablan por ellas mismas: España es el país europeo con más abandonos de animales de toda Europa.

La analogía siguiente nos puede ayudar a comprender la importancia y la responsabilidad de dar la bienvenida a un nuevo miembro de la familia: del mismo modo que nadie, en su sano juicio, porque el niño llore o reclame continua atención de sus padres o bien porque quiera comer, o porque se esté haciendo pipí, o porque le duela la tripita, o porque, simplemente, quiera que estén con él o ella, decidiría abandonarlo; así, el perrito o el gatito o cualquier otro ser vivo que, decidisteis viviera con vosotros, puede ser objeto de abandono y, por su puesto tampoco de maltrato, porque reclame, con maullidos o ladridos o sollozos, las mismas necesidades que un niño pequeño.

No hay que darle más vueltas: el abandono, el maltrato animal y gestos repudiantes de este estilo, solamente llegarán a su fin cuando las personas que hayan decidido acoger en su hogar a un animal no humano lo hagan con la firme convicción que es un miembro de la familia, no es un peluche ni un ser que "ni siente ni padece".

Vídeos destacados del día

¿Qué hacer entonces? Pues actuar como se debe actuar: pensando las cosas antes de hacerlas y asumiendo el sentido maduro de responsabilidad ante quien se presenta ante ti de manera indefensa y lleno de expectativas y cariño.

Antes de comprar, se debería tener en consideración que las protectoras o refugios de animales y perreras, están saturados de perros y gatos que necesitan el calor de un hogar y la mirada cómplice de alguien que les quiera; (mejor adoptar que comprar); una vez que se haya decidido, comienzan las responsabilidades que todo ser vivo necesita: vacunas, revisión médica, atención, jugar con ellos, tener en regla los papeles. Nada que no sepan aquellos que tienen "sentido de la responsabilidad y del deber". Esperemos que estas navidades no tiemblen, otro año más, las protectoras y las perreras. ¡Que aproveche!