Hace tan solo un año, la mayoría de los españoles desconocían quien era Pablo Iglesias, más que algunos sectores próximos a la formación y algunos espectadores que les sonaría su cara de verle en alguna tertulia televisiva. Felipe era el príncipe que vivía intentando estar lo más alejado posible del escenario paúperrimo que ofrecía su hermana Cristina y el Rey con sus comportamientos poco ejemplares.

En un año, #Pablo Iglesias se ha convertido en la entrada más fulgurante en la política española que se recuerda (al menos en la democracía constitucional) y ha conseguido poner nerviosos a todos los partidos históricos del panorama político español que ven como el pueblo se ha cansado de tanto "mangoneo" y del círculo concéntrico en que se ha convertido la política española.

Felipe VI vio este año como llegaba su momento, Don Juan Carlos abdicaba a causa del desgaste físico pero sobre todo de imagen, accidentes por estar donde no debería (hasta tuvo que pedir disculpas por su comportamiento), una salud que le tuvo más en el hospital que haciendo su labor, su hija Cristina e Iñaki Urdangarín investigados por la justicia en un proceso que no ha acabado y para rematar, el descubrimiento (por si alguno lo dudaba) del matrimonio "profesional" entre una reina y un rey que solo coincidían en los actos oficiales y hacen vidas separadas.

La trayectoria de Pablo Iglesias y Don Felipe VI coinciden en algo, ser los dos principales protagonistas de un año que para bien o para mal (esperemos lo primero), cambió la actitud del pueblo español ante los desmanes de la clase política y que abre varias lecturas : La primera, el desencanto ha llegado a tal punto que ha conseguido que la rabia del pueblo pase de las calles a la formación de un partido, el cual ha trasladado el descontento a una opción real de cambio que pone en alerta a toda la clase política.

Vídeos destacados del día

La segunda es la constatación de que la casa real se ha salvado "a los puntos" merced a la abdicación del rey y su relevo por un Felipe VI que es visto como un soplo de aire fresco por el pueblo español. #Rey Felipe