El racismo en lo Estados Unidos esta al día como demuestra las estadísticas. La estadística que mejor demuestra este hecho vergonzoso surge al comparar el valor de una vivienda blanca con el valor de una vivienda de las personas de color. El precio medio de las primeras es de 141.900 dólares mientras que la de color es de 11000 dólares o lo que es lo mismo que las casas de la gente blanca vale 13 veces más que la de las personas negras.

Esta estadística denota que las desigualdades aumentaron desde 2007 ya que por ese año el valor era de 10 a 1. Esta estadística ha sido publicada por un articulo del día de hoy del Business Insider.

También informa de que la Reserva Federal pone los coches de las familias en el balance de activos. Destacando la importancia de estos para las familias americanas. Señalando también como un dato vergonzoso que demuestra una gran brecha entre las personas con distinto color de piel.

Pues según el economista de la universidad de Nueva York Edward Wolff señala que los coches de las familias de color vale una media de 1700 dólares con el dato a destacar que el 40 % tiene un valor 0 y incluso negativo. Mientras que el valor de los coches de las familias blancas es de unas 69 veces más que el de las negras Parece que todo esto se debe a políticas racistas de mediados del siglo pasado que obligaron a las familias negras a acuerdos de prestamos abusivos y fueron establecidos en barrios que que acabaron deteriorándose con el tiempo.

Vídeos destacados del día

La clase media de América basa su riqueza en la vivienda y sin este activo las familias de color parece que no fueron capaces de ahorrar y darles riquezas a sus descendientes. También han sido victimas de las hipotecas basuras que fueron las causantes de la actual crisis. Los datos hablan solos y no nos dicen otra cosa que para la economía de este gran país no existen estas familias más que para dejarlas casi sin nada. No es necesario destacar la violencia racial causada por la policía que no es más que la punta del iceberg de lo que es un país racista.