La verdad es que, cuando hoy he visto la noticia que abría casi todos los diarios: "Un empresario estrella su coche en la sede del PP", ante todo me ha sorprendido una cosa, cómo es posible que el Partido Popular no haya dicho que se estaba barajando la posibilidad de haya sido un atentado de ETA. Realmente no me lo esperaba, ya que hasta ahora, la banda de Génova no ha mejorado nada, y todavía tienen más larga la nariz que la vergüenza. Pero tal vez, el susto les haya hecho recapacitar.

Al mismo tiempo que la sorpresa inundaba mi cuerpo, comencé a leer la noticia. En ella hay cosas que ya no me sorprenden tanto. Porque claro, al conocer al señor, que ha perpetrado tal hazaña, pues todo cobra sentido. Y es que según parece, el caballero que ha estrellado su coche, arriesgando su capital -como buen empresario- lo ha hecho intencionadamente. Quería hacer volar por los aires la sede del Partido Popular, cual película de Bruce Willis, ya que le echa la culpa de la quiebra de su empresa a los de Génova, y es normal.

Dado que el PP está llevando demasiado lejos sus políticas como "partido de los trabajadores" -como afirmaría María Dolores de Cospedal en un arrebato de sinceridad- dejando a las grandes y medianas empresas sin posibilidad de una negociación justa, frente a los ultra protegidos trabajadores que, con sus desmedidos privilegios, están sumergiendo la economía española en una profunda crisis sin precedentes, y con esto he agotado toda mi ironía del día.

Al acabar de leer la noticia, ya no había sorpresa en mí, más bien sentí un poco de pena por Daniel Pérez Berlanga (autor de los hechos), ya no porque posiblemente vaya a la cárcel, lugar al que no le deseo a nadie, sino porque otra vez, su empresa ha fracasado. Pero no me refiero a la que según Daniel, le arruinó las políticas del PP, sino esta última de hacer un ninot de Génova.  Porque a fin de cuentas esa era su intención. Había preparado el coche, para eso, con dos bombonas de butano y 15 kilos de amonal, como el propio autor ha insistido, aunque la policía finalmente confirmó que la sustancia no era tal.

No obstante, lo que sí es cierto, es que si los EEUU con sus invasiones militares, consiguen hacer que los ciudadanos árabes se embolen para protegerse, ya que antes de ser invadidos no lo hacían, el PP en España con sus políticas, está consiguiendo lo mismo, ya que antes esto no sucedía.