Se espera que el próximo miércoles 24 de diciembre, en el clásico discurso de Nochebuena del #Rey Felipe VI, asuma el mando de la nación española y exponga con claridad algunos asuntos de vital importancia para el conjunto de los españoles. No será un discurso más, sino, por sus características coyunturales, al ser el primero del nuevo mandatario, se espera una abultada audiencia y casi se anhelan nuevos aires de transparencia institucional en sus palabras.

Todos sabemos que los últimos acontecimientos que han salpicado a la Casa Real, han hecho más frágil esta institución. Pero, en vísperas del primer discurso del nuevo monarca, nadie esperaba que su hermana fuera imputada y que no renunciara a sus derechos dinásticos.

Por este motivo, la expectación es máxima y, el gabinete que prepara concienzudamente la misiva alocución real se "pone las pilas" para modificar y perfilar el que será casi el más programático discurso de su nuevo reinado.

En nuestra memoria quedan las palabras de la Nochebuena pasada, cuando aún era rey de España, D. Juan Carlos I, haciendo referencia explícita a los delitos de corrupción en los que estaba envuelto Iñaki Urdangarín. Palabras que resonaron de modo firme y contundente en nuestras pequeñas pantallas: "La justicia es igual para todos". Tras 365 días, y con grandes avances en este caso, ahora le toca a su heredero afrontar con prontitud y clarividencia la actual situación de España y los españoles.

Suponemos que sus palabras harán referencia a temas como el de la corrupción, el desempleo, las movilizaciones sociales tan numerosas en los últimos tiempos, el marco jurídico de referencia territorial, la clase política (a algunos les gusta llamarla "casta"), y otros asuntos que han ido salpicando continuamente, a lo largo del año, nuestra mente y llenándola de pesimismo prolongado y de sabor agridulce.

Vídeos destacados del día

La infanta Cristina, el caso Nóos y la Monarquía, entran en juego el próximo miércoles 24 de Diciembre y esperemos que Felipe VI sepa afrontar con diplomacia, pero con contundencia, el maritaje casi consentido que ha ido mermando la credibilidad de una institución, como es la Monarquía Española, que ha cohesionado, hasta el momento, la pluralidad en la unidad. ¡Que aproveche! #Infanta Cristina