Los que vivimos la caída del muro de Berlín y desmoronamiento de la URRS, recordamos aquellas imágenes en los telediarios de multitudes cruzando fronteras llegando a occidente que estaba al otro lado del muro (en el caso de la Alemania Democrática), parecían los habitantes de los países comunistas llegados del pasado, por la manera de vestir o por sus vetustos y modestos automóviles o quizás por la poca libertad que habían vivido en esos regímenes mal llamados populares, porque resultaron ser igual de dictatoriales que los de su ideología contraria.

En el caso de la descomunal URRS la apertura comenzó desde el momento en que poco tiempo antes el primer Mcdonalds llegó a Moscú y fue recibido con largas e interminables colas por parte de los moscovitas.

Era bastante curioso que a pesar del odio o la desconfianza fomentada por parte de los partidos únicos comunistas, los habitantes de aquellos países no tuvieron ningún reparo en acercarse (en cuanto los férreos regímenes se lo permitieron) a la en teoría demoníaca capitalista USA o al Occidente más cercano.

Al final, lejos de doctrinas queda el día a día y cuando vieron el nivel de vida que había en los países occidentales no quisieron saber, en su mayoría, nada de condiciones igualitarias ni de padecimientos. Quizás el capitalismo engaña, se puede uno convertir en lo que quiera pero esa es una minoría, los demás seguimos esclavos en mayor o menor medida de un sistema, en el que el dictador ahora se llama hipoteca o créditos personales o ese coche para aparentar que nos recorta bastante el gasto familiar.

Vídeos destacados del día

¿Qué ocurrirá en Cuba? Pues antes o temprano, los Castro morirán por imperativo vital y habrá llegado el momento de una apertura total (si es que no llega antes), que quizás nos haga ver esas mismas imágenes pero cambiando los gorros y los trabant por cubanos llegando a Miami o norteamericanos echándose foto con los vetustos coches de los años 50, remendados hasta la extenuación por los cubanos. Con esa imagen quizás quedará cerrado el siglo XX de una manera definitiva.