De las cenizas del 15M nació lo que a priori debería ser el proyecto más ilusionante para cualquier ciudadano, un partido político gobernado por personas y enfocado a personas, con ideas de ayudar al país y levantar la miseria en la que vivimos muchos individuos; pero como todo en esta vida, se vuelve algo oscuro en cuanto entran en juego cualidades humanas miserables.

En este punto debo decir que soy votante de Podemos, y que pienso seguir votándolo, aun cuando no estoy a favor de algunas de sus ideas por considerar su perjuicio al país o por no ser totalmente esclarecedoras, también considero que son la escoba que necesita este basurero, y por el mero hecho de que despedacen el bipartidismo y consigan expulsar a esta gentuza que tienen su pan más que asegurado y solo miran por su ombligo, es más que suficiente para conseguir mi voto.

Pero realmente la política apesta. Y me refiero a la consolidación de las listas para candidatos a las municipales, que entre dimes y diretes, me ha costado la perdida personal de gran ilusión por el proyecto. Entre la presentación de personajes turbios revotados de otros partidos en los cuales no tenían posibilidad de conseguir nada buscando protagonismo y poder, el uso de medios de comunicación para la publicitación de su campaña a candidaturas varios días antes de abrirse el plazo establecido, o el uso de medios y recursos que ya nos hubieran gustado disponer desde #Podemos en un principio y voila, ahora aparecen para el beneficio de un candidato, mi ilusión ha mermado y de pronto me parecieron más de lo mismo.

Humanos somos... qué difícil es conseguir librarnos de ciertos aspectos del ser humano, aunque sea en beneficio de nosotros mismos.

Vídeos destacados del día

Que el poder corrompe al hombre (o la mujer) es una premisa k avalan multitud de estudios científicos, así la lucha por conseguir ese poder se convierte en un "vale todo" en el que no se respetan lo más mínimo reglas o compañerismo. Por supuesto esto no está pasando en el 100% de las candidaturas, solo en algunas de ellas, por lo que habría que mirar con lupa a estos lobos con piel de cordero y apartarlos debidamente del proyecto, pues está en juego la ilusión de algunos compañeros.