Pienso quién merece ser la persona más importante del año, viendo el entrar y salir de gente de un bar de los de siempre, de toros o fútbol en la pantalla y camarero trapo al hombro, con la misma chulería que Raphael se echa al hombro su chaqueta al terminar de cantar  y se para mirando al público en plan 'ahí queda eso', y se va. He decidido que como lo importante es la salud, este año no compro lotería, pero tengo la ilusión que les toque a los clientes del bar, a los que Sebas, un tani de abolengo, no para de sacarles tapas a su selecta clientela, la mayoría parados, jubilados, albañiles sin obra y un personaje que nunca falta en estos sitios, Rafael el electricista, que también deseo que le toque a él la lotería aunque en mi calle no haya luz.

Lo de personaje del año este año lo tengo claro, tal como está el país pocos hay merecedores de este honor sin título ni gloria. Descartando, el Papa por ser Papa siempre sale en estas listas, pero por España no ha hecho mas que destapar unos casos de pederastia que han cometido los suyos. El rey por ser rey, es heredado, el único mérito es haber nacido en esa familia, y reinar un país donde un rey no puede hacer nada por los millones de parados que hay, así que tampoco tiene mucho mérito. Al llegar aquí os podéis echar unas risas ahora, porque un candidato que nunca falta es el que haya de presidente del gobierno, D. Mariano Rajoy, persona más importante del año.... ajaja! perdón, es que Sebas ha contado un chiste a sus clientes. Pero este año hay novedades, el pequeño Nicolás, que ha dejado su sofá a algún cargo público para que duerma la siesta a pierna suelta, y a calcetín remangado, pero tampoco es mérito suficiente.

Vídeos destacados del día

Otra novedad este año es el que según Joaquín Reyes no son ojos lo que tiene 'es un faro que guía al pueblo hacia la libertad', Pablo Iglesias, que cuando entrecierra los ojos parece estar pensando si se habrá dejado el gas abierto o si le quedará café en casa, pero todavía no ha ganado nada.

Definitivamente, mi personaje del año es Sebas, por los cafés que prepara desde las cinco de la mañana, por atento y no poner nunca mala cara, y no es peloteo, pero tengo la esperanza de que como este año no compro lotería, me tenga preparado un sobre colorao con un décimo y que le den a la salud, cambio una semana resfriado y una tarde de migraña por un sobre así, compro unas farolas y al primero que invito es al electricista a la inauguración del alumbrado de mi calle, y al carajo la salud y el personaje del año en España, que ninguno se lo merece. Y me voy, como Raphael, con la chaqueta al hombro.