Tras un régimen franquista aislacionista, toda la nación española, con ganas de progreso y libertad, votó en referéndum un 6 de diciembre de 1978, la Carta Magna que cohesionaba la voluntad individual de prácticamente la totalidad de la población. Pasados 36 años, desde aquel gozoso momento, demasiadas voces se alzan para que haya una revisión y modificación de su contenido con vistas a seguir siendo representativo el contenido que en ella se contiene.

La mayoría de los partidos políticos está a favor de una #Reforma constitucional, en puntos clave como la cuestión de las autonomías, la actualización de principios democráticos en el que se asegure la auténtica protección social de sus ciudadanos o el modelo de Estado con un rey a la cabeza.

No son temas menores los que se ponen encima de la mesa del arco parlamentario pues son asuntos que afectan directamente a la estructura misma del Estado y al progreso de todo un pueblo.

Pues bien, hoy será un día festivo algo "pasado por agua". Por una parte, estarán los actos protocolarios, sin ninguna novedad respecto a años anteriores, en donde las declaraciones de los señores ministros girarán sobre los logros que ha dado la Constitución a la vida de los ciudadanos, y sin más crítica que afirmar que no es un asunto prioritario en esta coyuntura de recuperación económica del país y, por otra, el resto de los políticos que sí harán declaraciones de renovación o, por lo menos de revisión, en algunos asuntos acuciantes para la "buena salud" de la vida democrática.

Creemos firmemente en un sistema democrático y de derecho todos los que amamos profundamente la libertad, la igualdad y la justicia.

Vídeos destacados del día

Pero también sabemos que los cimientos en los que se asientan estos principios, de vez en cuando, hay que revisarlos y fortalecerlos no vaya a ser que nos encontremos un día con el lamentable incidente de haberse caído el edificio por negligencia de los encargados de supervisar su mantenimiento. El refranero castizo nuevamente nos alerta: ¡Más vale prevenir que curar! Alguna razón tendrá, digo yo. ¡Que aproveche!