Hace ya ocho años que llegó a Madrid el festival CutreCon, un particular encuentro que ensalza y apoya las mayores atrocidades de la industria audiovisual. Su programa está compuesto por 18 películas, algunas de ellas actuales, otras clásicas e incluso documentales. Una cita Imprescindible para los fans del subgénero, y muy recomendable para cualquier persona con ganas de romper a carcajadas.

El único fruto del amor es la banana

Esta edición de la CutreCon centra su mirada en los monos más gamberros de la historia del Cine, nuestros homólogos tendrán una jornada de proyecciones en el Palacio de la Prensa, un maratón que promete ser épico y que ha sido bautizado por sus creadores como Kongaton.

Anuncios

Títulos como Queen Kong, El gorila ataca, La venganza del mono sagrado y El apocalipsis del planeta de los simios serán proyectados en el mítico espacio de la Gran Vía.

Aunque el cartel promocional centre su mirada en los monos, estos no serán los únicos que tendrán espacio en la CutreCon de este año.Un ciclo del mítico Charles Bronson será el encargado de dar el pistoletazo de salida este miércoles, 23 de enero.

Charles Bronzi, su imitador y homólogo húngaro será el encargado de presentarlas icónicas cintas.

El film Street Fighter tendrá su reconocimiento al día siguiente con las proyecciones Street fighter. La última batalla y Korean street fighter. Además ese día estará presente el director Steven E. De Souza, director de la Jungla de cristal y otros éxitos de acción.

El plato fuerte será servido el sábado con la proyección en exclusiva de Best friends, la nueva película de Tommy Wiseau, director clave del cine cutre gracias a su obra The Room, película que ya fue exhibida hace años en el festival.

Anuncios

Además de todo lo citado, el evento cuenta con proyecciones gratuitas de documentales y largometrajes. Todos ellos serán exhibidos en La casa del reloj y La cineteca de Madrid.

Una fiesta para los sentidos

Carlos Palencia es el director del festival y según sus propias palabras lo considera una experiencia catártica. Esto se debe a que los espectadores no visualizan la película como se haría en una sala normal y corriente; los abucheos, vítores y sobre todo las carcajadas son una tónica constante en todas y cada una de las proyecciones.

El peculiar festival surgió gracias a la web de CineCutre y a su iniciativa de hacer una maratón anual y gratuito en la casa del reloj. Una década después podemos decir que la CutreCon se consolida como uno de los encuentros más interesantes y atípicos del panorama madrileño.