3

El mejor regalo es aquel en el invertimos en nosotros mismos, en nuestro crecimiento, en el progreso como seres humanos. Sin duda alguna éste sería el mejor regalo: los Libros. Pero los libros de verdad.

Mucha gente le habrá dicho que Leer es bueno y que deberíamos leer más. E incluso habrá gente le habrá enseñado a leer, palabra por palabra, en muchas ocasiones poco efectivas. Pero de ello no quiero que trate este artículo, sino de por qué deberíamos leer.

Muchos pensarán que leer es algo superfluo, que no le aporta nada en su día a día, que la vida es otra cosa, etc, etc. Pues no. Mire, los humanos llevan escribiendo más de 5.000 años.

Por lo tanto, ¿por qué caer en los errores que otros ya han caído miles y millones de humanos antes de nosotros?

Toma el testigo de otros. No hace falta empezar de cero

Los libros nos aportan la fantástica oportunidad de comenzar donde otros humanos lo han dejado.

Isaac Newton en su tiempo dijo, "Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes". El conocimiento es esto. El conocimiento e invertir en él es la mejor manera para progresar en la vida.

Esta es la gracia de leer. No estamos solos ni nuestros problemas son únicos. Mucha otra gente ha tenido y/o ha pasado por lo que estás pasando tú ahora mismo (problemas de trabajo, cuestiones de amistades, ganas de mejorar como persona, etc.). Así que, qué mejor que aprender a superar tus errores y a vivir tu vida que ampliando tu visión y lo que muchos llaman tu zona de confort.

Leer genera una experiencia única. Leer resulta sin duda la cosa más fundamental que tenemos los seres humanos. Es de las únicas pocas cosas que nos diferencian de los animales.

La lectura nos da la herramienta para simular una serie de historias y ponerlas en nuestra vida. Imaginad lo poderoso que debe ser aprender de otros seres humanos, que sus historias nos den el coraje para experimentar esas historias en nuestras carnes y tener el coraje de vivir tu vida exprimida al máximo. Pues la gracia es ser feliz y vivir en todos los ámbitos de nuestra vida (amor, riqueza, felicidad, sociabilidad, hablar con gente y con amigos). Por esto es importante leer e invertir en ti.

Pero primero, ¿por qué leemos?

Leemos por no caer en los mismos errores que nuestros antepasados. Leemos por seguir con el testigo de lo ya conseguido por ellos. Leemos por ser un poquito cada día más sabios y, sobre todo, menos ignorantes.

Recodad esto: a los ignorantes es más fácil engañar. Que no te engañen.

Cuando leas alcanzarás esa felicidad viviendo esas historias de otra gente y aprendiendo de ellas para aprender en tu vida y en tu trayectoria.

Además, te recomiendo que cuando leas, tengas siempre un lápiz en mano para marcar y anotar aquello que más interese en tu lectura. Lo ideal sería que, estos libros que os voy a recomendar, y el libro que prefieras, anotes en sus márgenes tus impresiones, subrayes aquellas frases e ideas que más te gusten o te llamen la atención, porque van a ser libros que tu inconsciente te va a pedir volver a ellos más de una vez en tu vida. Ya sea de aquí a unos meses o de aquí a unos años; y es allí cuando volverás a "ese libro" con otros ojos y ya no partirás desde cero (como la primera vez que lo leíste), sino con la visión de tu experiencia. Ya no será el mismo libro que comenzaste, le habrás dado tu visión.

Regala libros esta Navidad (y el resto de días del año). Invierte en tu formación

No les voy a recomendar los grandes clásicos, pues considero que ya los conocen. Leer a Ovidio y su "Metamorfosis", "La Ilíada" de Homero, "Ulises", "El nombre de la rosa", "La sombra del viento", "El túnel", "El señor de los anillos", "Demian", "El amor en los tiempos del Cólera", "El aleph", "El perfume", "Los miserables", "Hamlet", "La divina comedia", "La Odisea", "Crimen y Castigo", "Orgullo y Prejuicio", "El retrato de Dorian Gray", "El diario de Anna Frank", "El Principito", "Don Quijote de la Mancha", "Cien años de soledad", son unos cuantos títulos que ya deberían estar de entre sus libros imprescindibles y de cabecera. Unos libros que habrán leído seguramente ya en algún momento de sus vidas, pero que siempre está bien volver a ellos y leer algunas de sus páginas. Les aseguro que cuando retomen estos títulos, los volverán a leer con otros ojos y les causarán sensaciones completamente diferentes y muchos más enriquecedoras. Se lo aseguro.

De hecho, les recomiendo leer varios libros a la vez en diferentes momentos del día.

Aparte de los títulos ya recomendados por otros compañeros blasters: "Piense y hágase rico" y "Burlar al diablo", recomendados por mi compañero G. D. Georgiev; y el artículo de la compañera Clara López sobre "Los 5 libros que no te puedes perder este otoño" [VIDEO], les recomiendo otra selección de libros para fomentar el crecimiento personal y que les hará pensar y reflexionar. Mejorar en su vida en definitiva.

  • "Cambia el chip: Como afrontar cambios que parecen imposibles", de Chip Heath; Dan Heath.
  • "You are a Badass: How to stop doubting your greatness and start living an awesome life", de Jen Sincero.
  • "Padre rico, padre pobre", de Robert Toru Kiyosaki.
  • "El hábito del logro: Alcanza tu máximo potencial y toma el control de tu vida", de Bernard Roth.
  • "Sun Tzu: El arte de la guerra", de Tao Hanzhang.

Siempre digo que es importante leer y formarte en estos temas, pero más importante todavía es cuando compartes experiencias y buenos momentos en torno a los libros. Esto nos hace retrotraernos a una antigua tradición que nos hace desplazarnos hacia Islandia. Allí, desde tiempos de la Segunda Guerra Mundial, adquirieron una tradición navideña muy particular: regalarse libros como locos. Se trata del termino original de Jólabókaflód, lo que significa algo así como "Inundación de libros en Navidad". El 24 de diciembre es el gran día para los lectores del país: se dan sus regalos (libros, por supuesto), se meten en la cama, se ponen a leer para luego, comentar sus lecturas y debatir armónicamente.

El mejor regalo que se me ocurre para estos días: pasar el rato en familia y entre amigos leyendo y debatiendo sobre libros. ¡Luego ya habrá ocasión para la fiesta, el vino y el champagne!

¿Qué opináis acerca de esta idea? ¿La aplicaríais en vuestra tradición navideña? Me gustaría conocer vuestras opiniones y sugerencias.