Hace ya tiempo que Vicente Aranda estrenó su película Juana La Loca (2001), y si estuviésemos en el mundo anglosajón probablemente se hubiese generado todo un circuito turístico en torno a los lugares del rodaje que son visitables: Toledo, Burgos, León,… como sí ocurre con series y películas británicas y estadounidenses (Lugares de Rodaje de Juego de Tronos en España). Sin embargo, muchos de los lugares en los que se rodó esta película ni siquiera somos conscientes de que aparecieron en la gran pantalla.

La película se basa en la vida de Juana I de Castilla, desde que es desposada con Felipe “El Hermoso” hasta su muerte.

De ahí que los escenarios argumentales de la misma se vean divididos entre Flandes y Castilla. Sin embargo, toda la película fue rodada en la Península Ibérica, y desde aquí proponemos la visita a dos localidades del noroeste peninsular que sirvieron de escenario en el rodaje del film: Guimaraes y León.

Qué ver en Guimaraes

La localidad portuguesa de Guimaraes sirvió como escenario flamenco de la película, así las escenas de la vida cotidiana del joven matrimonio (desde que se conocen hasta que la joven princesa se convierte en heredera al trono de Castilla), transcurren en los exteriores e interiores del Palacio de los Duques de Braganza. Un palacio de estilo borgoñón construido en el s. XV y del que podemos ver su Salón Noble, estancias y patio.

A escasos minutos a pie se encuentra el Castillo de Guimaraes, que aparece en la película dando vida a uno de los castillos de los Trastámara en Castilla.

Los escenarios de León

En la ciudad de León podemos vistar también dos edificios emblemáticos en los que Juana aparece a lo largo de su vida, en este caso se trata de dos edificios religiosos: la Catedral y el Panteón de los Reyes de San Isidoro.

En una de las escenas principales de la película, en la que Juana (Pilar López de Ayala) irrumpe ataviada como reina en una reunión donde se cuestiona su salud mental, podemos ver el magnífico coro de la Catedral de León. El Panteón de los Reyes aparece de un modo casi imperceptible ya que los fotogramas rodados en él se desarrollan en un ambiente triste y oscuro, donde Juana vela el cuerpo muerto de su esposo.

Sin embargo este panteón está ricamente decorado con pinturas, siendo uno de los conjuntos más emblemáticos del románico español.

Los paisajes de la Península Ibérica están repletos de lugares únicos (España destino turistico), que además de ser verdaderas obras de arte de nuestro patrimonio cultural nos pueden transportar a mundos y periodos pasados. Por eso no dudéis en convertiros en verdaderos cortesanos del siglo XVI la próxima vez que visites Guimaraes o León.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!