La escritora María José voltes acaba de publicar "La luna huele a lavanda" y nos lo cuenta en dos entrevistas, la primera la podéis ver aquí:

Seguimos conociendo a la autora catalana.

6.- Me gusta muchísimo el título de tu nuevo libro, ¿tiene un porqué dentro de la historia?

Gracias. Sí, es un título precioso y tiene mucho que ver con la historia que se desarrolla en el libro. Es muy sugerente y hasta poético. La luna tiene una gran influencia en la protagonista de la novela y ella la percibe de forma muy intensa. Es una historia muy original y los que la lean entenderán la razón por la que la luna huele así en determinados momentos.

7.-¿Por qué la portada es una foto tuya, qué hay de María José en Mariana, la protagonista del libro?

La idea de la foto en la portada fue de la editorial y no solo para mí, sino para toda la colección “La historia que contamos” de Playa de Ákaba. Por supuesto no fue impuesta y después de unos primeros instantes de duda, decidí hacerlo igual que la mayoría de los autores. En mi caso fue algo difícil porque el año pasado tuve que pasar por un tratamiento contra el cáncer y perdí toda mi melena. Como toda mi vida he llevado el pelo largo, aún no estoy acostumbrada a reconocerme con el pelo corto y preferí escoger una foto de hace un par de años pues esa es la María José con la que me identifico. Mariana tiene algo de mí, pero más de situaciones que he vivido, aunque me siento más cerca de algún otro de los protagonistas como es Dani, el auditor de cuentas.

Vídeos destacados del día

8.- Cuéntanos un poco como surge "La luna huele a lavanda". ¿Qué esperas de esta publicación?

No espero nada más que seguir aprendiendo. Todo lo que me viene de la literatura es un regalo porque no es mi dedicación principal, aunque sí una de mis principales ilusiones. “La luna huele a lavanda” parte de mi entorno profesional financiero, muy racional y cuadriculado, planteando escenas que he vivido en primera persona o cerca de mí. Me pareció muy interesante contraponer un escenario racional con una visión espiritual del mundo de la empresa y jugar con que siempre hay algo que se nos escapa de las manos, por muy controladores que seamos. También en el mundo de la empresa hay cosas que no podemos explicar racionalmente y pocos han tratado este tema en una novela. Además, es una historia en que los personajes y las situaciones llenan completamente la escena, pues estas se sitúan en su día a día sin que tengas que aderezarlo con aventuras fascinantes ni escenarios exóticos.

9.- ¿Es difícil abrirse un hueco dentro del mundo de la literatura? ¿Hay que moverse mucho para darse a conocer?

Nada es fácil.

Depende también de lo que consideres el mundo de la literatura. Si ese mundo es el de los mediáticos, por supuesto que sí, y eso puede ser muy frustrante para cualquiera que empiece, si ese es su objetivo. Yo cuento historias, y lo hago lo mejor que sé y con toda modestia, creo que de forma aceptable. La literatura, en mayúsculas, considerada como el círculo en que solo están los que escriben libros sublimes y caminan cinco centímetros por encima del resto casi levitando, para mí no tiene ningún sentido. Ese círculo también esta mitificado en exceso. Eso no quiere decir que no agradezca que a un lector le guste lo que yo planteo o se entretenga con ello. Se agradece y mucho porque hay mucho trabajo detrás de una historia. Y eso es lo que intento hacer a día de hoy sin más pretensiones que disfrutar yo e intentar que también lo hagan los lectores.

10.- ¿Estás inmersa en algún otro proyecto o primero hay que sacar este adelante hasta que pueda caminar solo? Siempre tengo alguna idea en la cabeza. Tengo un cuento ya escrito que espero que pronto pueda ver la luz e ideas sueltas en la cabeza a las que aún no he podido dar forma. Ahora quiero disfrutar de esta luna y de este momento. No quiero ponerme presión ni agobiarme con que tengo que hacer algo ya. Si sale saldrá y si no, saldrá de aquí un tiempo.

11.-Por curiosidad... ¿Qué libro te llevarías a una isla desierta?

Es una pregunta difícil. Dame un poco más de margen y me llevo varios. Por un lado me llevaría “Guerra y paz” porque nunca lo he conseguido leer seguido de un tirón y en esas circunstancias lo podría hacer. O “La montaña mágica” porque me siempre me ha pasado tres cuartos de lo mismo con ella. Son libros muy largos y de pequeña me ilusionaba mucho leer un libro lo más gordo posible. Sería una ocasión casi perfecta para hacerlo. “Marianela” de Galdós me recordaría a mi niñez y también algún libro de mis Padres o de mi hermano, para tener buena compañía.

12.- Y por último ¿dónde se puede adquirir “La luna huele a lavanda”?

Lo más fácil sería en http://espacioulises.com/libreria/la-luna-huele-a-lavanda-de-maria-jose-voltes/ o en vuestra librería de confianza, lo podéis encargar sin ningún problema.

Gracias, María José, ha sido un placer conocerte un poco más, mucha suerte con tu novela