Nota: 6.

Vaiana (Moana) continúa lo que empezó Frozen tras su inesperado éxito en 2013. La nueva producción recupera el estilo de sus clásicos diferenciándola por el cambio de la Animación tradicional por la digital. Una historia cuyo viaje posee elementos que recuerdan a la Odisea de Homero y en el que el humor y la música envuelven la acción desenfrenada. Un método que despierta la sonrisa de los más pequeños a pesar de que sus canciones no logren vibrar con la misma fuerza de otras piezas como el Let it go de Erza.

Agua cristalina

Vaiana (Moana) se muestra como una obra con una animación capaz de cohesionar el realismo con lo caricaturesco.

El retrato de la Polinesia posee una belleza tan tridimensional que contrasta con el carácter cartoon de los personajes que la habitan. El verdor de sus islas y las texturas de su montaña confeccionan unos parajes llenos de vida en el que el agua del Océano es el más destacado.

La relevancia del mar hace que su diseño gráfico sea el más cuidado. El movimiento de las olas, la transparencia y su reflejo poseen una textura que consigue despertar la sensación de la brisa marina. El detallismo del agua con sus arrecifes y peligros convierten este elemento en uno de los secundarios de la trama. Un aspecto que no era imprescindible para captar la relevancia del Océano en el relato al poder comprobar con tal realismo su dominio sobre las islas.

Grandes héroes sin grandes compañeros.

Vaiana y Maui se postulan como una pareja más que digna de dirigir la trama de su aventura. Mientras que la joven posee un carácter emprendedor e independiente que resulta inspirador para las mujeres, Maui destaca por una arrogancia picaresca que oculta la decepción de un héroe caído.

Este contraste hace de su dinámica el motor de una trama caracterizada por el humor que consigue eclipsar al resto de su plantel.

A pesar del buen hacer con sus protagonistas, la película no recrea a sus secundarios con el mismo mimo. Sin negar sus momentos de humor, los compañeros de viaje carecen de la fuerza de los héroes.

Esta desatención impide que la película alcance las cotas de grandeza de otras obras disney que supieron confeccionar secundarios cuya personalidad les hacían brillar por sí mismos; caso del Genio de Aladdin o Mushu de Mulan.

Conclusiones

Disney se mantiene como uno de los grandes hacedores de entretenimiento. Vaiana (Moana) es una película competente cuyo mensaje de superación y heroína hacen de ella un buen referente para la generación actual. Un logro que aunque no le permita alcanzar la grandeza de sus antecesores, le concede un buen lugar como largometraje de animación.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!