Nota: 7

Jim Jarmusch se mantiene dentro de su sello. El director recrea en paterson una representación fidedigna de la realidad cotidiana marcándola con su representación simbólica. Una fusión cuya gran experiencia sobre la misma permite al cineasta mantener un control absoluto sobre el ritmo de su obra. Esto permite que Paterson se mueva entre el verso y la prosa adjudicándole la belleza que aspira dentro de su sencillez.

Adam Driver: vida de un observador mundano.

Tal y como indica su título, Paterson es el centro de esta historia.

Anuncios

No obstante, este relevancia no se refiere específicamente al Paterson de Adam Driver; sino a la ciudad en la que se desarrolla la acción. La vidas cotidianas de sus habitantes adquieren el máximo protagonismo en la visión de su director. Jarmusch evidencia con su costumbrismo la importancia de las pequeñas cosas de la vida tanto de forma externa como interna. Hechos que podrían ser utilizados como notas inconexas en un diario de anécdotas adquieren forma gracias a la presencia y los versos ocasionales de su protagonista.

A pesar de actuar más como un mero espectador que como un personaje activo, Jarmusch utiliza a Paterson (Adam Driver) como elemento de cohesión y sentido. Un rol para el que se agradece la presencia de su interprete. Driver se mantiene dentro de una pasividad sin lamentaciones. El ejercicio del actor moldea una imagen calmada y sin prejuicios capaz de transmitir la poética de sus textos en sus silencios. La unión de director y actor aporta atractivo a su carácter como observador por medio de una perspectiva expuesta ocasionalmente en sus poemas. Una elección que confiere una dimensión a un protagonista cuya función principal es la de encontrar las historias que el autor quiere contar.

Anuncios

La cuarta dimensión.

El perfeccionamiento de su técnica a lo largo de los años permite que Jarmusch juegue con el tiempo. El director genera una sensación de repetición de los hechos de cada día. Un reiteración con la que traslada el ciclo de rutina en el que se ve inmersa la vida y que es expuesto tanto de manera literal como figurada ante la presencia de los múltiples círculos que hay dibujados. La complejidad de esta estructura reside en los escasos cambios que el cineasta realiza para mantener el interés del espectador sin perder su carácter cíclico.

En este dominio narrativo, las múltiples casualidades y las repeticiones se ven favorecidas dentro de este entorno realista. Jarmusch evidencia con ellos su temática reiterativa mientras traslada elementos metafóricos como la relevancia de los gemelos. Esta simbología eleva el imaginario del contenido de una obra que gira en torno a gente corriente.

Conclusiones.

Paterson es un poema visual que se ha granjeado sus múltiples premios y nominaciones tanto a los Gotham Awars como en el Festival de Cannes.

Anuncios

Un relato en el que su héroe se ve inmerso en un circulo de monotonía que bien conoce todo el mundo y al que el director le otorga su propia significación.