Italia con boleros clásicos, esos que cantaban nuestras madres mientras hacian los quehaceres en casa, el cuarteto Va de Bolero, formado por Edda Pando en voz, Marco Franceschetti (saxo), Antonio Pumbo (guitarra y bajo) y Riccardo Vigorè en el contrabajo, deleita a locales y extranjeros regalando calidez a la fría noche lombarda [VIDEO].

El Espectáculo, lleno de magia y de sincero respeto a la melodía, trae a la memoria bellos días de infancia llevándonos a través de un viaje en el tiempo a cantar y tararear junto a los músicos, esas letras llenas historias.

Va de Bolero nace en mayo de 2015 con el objetivo de juntar fondos para ayudar a las personas que llegan a Italia y se encuentran en situación de desamparo.

El grupo, ecléctico en su formación, está compuesto por Edda, limeña, que llegó a Europa en los primeros años de la década de los noventa. Marco, en cambio, es milanés y fue el primero en acompañar y apoyar la idea de hacer Música para ayudar y ayudarse, "La música es terapia", dicen.

Posteriormente, llega Antonio (Toti, orgullosamente napolitano) y Riccardo, también milanés, se incorporan al proyecto aportando ideas.

Es Toti quien propone el estilo musical al grupo. Edda me cuenta la anécdota y dice que en el primer ensayo, mientras suenan alguna música de Latinoamérica de los años 70, con serios contenidos y letras comprometidas socialmente, "Toti, dice, saca del bolsillo una pequeña libreta con anotaciones", mientras repite los gestos que hizo el músico esa tarde y continúa: "Estuvo en Argentina y se enamoró del bolero. En sus escritos estaban las canciones que le habían pegado en el corazón en aquel viaje, todas las canciones que yo conocía porque las había escuchado en la radio y mi mamá las cantaba siempre, eso fue hermoso", dice Edda conmovida.

"Empecé a cantarlas y no quería parar".

"El denominador común del grupo es el Amor", prosigue mientras reflexiona, me mira y expresa orgullosa que cantar ya en sí mismo es un acto de amor y cantar al amor tiene doble significado. Entonces, después de un silencio me dice: "El que migra ama la vida, cree que puede ser más feliz".

Edda es una mujer fuerte con un corazón inmenso, lleno de valor y de coraje, que le hace frente a la vida siempre tratando de ayudar y ese es el motor de su vida, pero esa es otra historia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más