Era enero de 1937 en la rue parisina la Boëtie. Josep Renau, director general de Bellas Artes, el arquitecto Luis Lacasa, y los escritores, Juan Larrea, Max Abu y José Bergamín, bien abrigados para evitar el frío invierno de la capital francesa, llamaron por primera vez a su puerta. Picasso, contrariado, escuchó con atónita atención. El Gobierno de la Segunda República le pedía que creara una gigantesca pintura mural, que cubriera un espacio de 11x4 metros, y se estrenara en la exposición Internacional de París.

La compleja situación emocional de Pablo, dividido entre su esposa, su antigua amante y la actual, junto a la complejidad del encargo por sus enormes dimensiones, y la falta de una temática concisa, retrasó la obra hasta la primavera.

No hizo un solo trazo del que sería el cuadro final hasta el primero de mayo. Sucedió cuatro días después del bombardeo en #Guernica por las aviaciones alemana e italiana. Pablo leyó la noticia el 28 de abril en L'Humanité, y cuando se documentó a través de las fotografías de Dora Maar, dibujó los primeros borradores. Diez días más tarde, #Picasso comenzó a trabajar sobre el lienzo. Debido a las dimensiones de la tela, la obra tuvo que realizarse en seis fases y necesitó 45 esbozos. El fin fue firmado el 4 de junio.

En 2017, la majestuosa obra de #Arte el 'Guernica' cumplirá 80 años. El cuadro ha viajado a ciudades como Oslo, Copenhague, Estocolmo y Gotemburgo, ha recorrido el Reino Unido, (Londres, Leeds, Liverpool y Manchester), y ha sido custodiado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York hasta que llegó la democracia a España.

Vídeos destacados del día

Durante su estancia en Estados Unidos fue expuesto en Chicago, Ohio, Massachusetts o Filadelfia, e incluso trasladado a Sao Paulo, en Brasil. Regresó a Europa en la década de los cincuenta, (Alemania, Bélgica, Dinamarca y Países Bajos), y desde 1958, permaneció en el MoMa hasta regresar de manera definitiva a España en 1981.

Su actual casa, el Museo Reina Sofía, proyecta ahora una gran exposición en 2017. Con el título Piedad y terror en Picasso: El camino a Guernica, prevé celebrarse entre el 4 de abril y el 4 de septiembre del próximo año. Cuatro focos iluminarán el lienzo, se recordará su historia, el contexto en el que fue creada, el exilio, y el largo viaje de la obra maestra. El cuadro estará custodiado por 60 pinturas, numerosos dibujos de Pablo Picasso procedentes de museos y colecciones internacionales, restauraciones y chequeos de expertos, y fotografías de alta precisión tomadas por un robot que miden el estado de la obra.