Ser un animal y Literatura. Despertar, desear y creerse ser un insecto de dos metros incapaz de levantarse de la cama. No es el primer ser humano que adquiere el sentimiento que desarrolla la novela 'La Metamorfosis', un ejercicio literario corto que podría servirse como un exquisito ágape para cualquier psicoanalista. Franz Kafka escribió aquella inusual transformación a modo de relato autobiográfico, basándose en la imagen del hombre degradado a monstruo que tantas veces su padre le había gritado, la novela el 'Kondignog' de Johannes V. Jensen, y la propia depresión que comenzó un 17 de noviembre de 1912, cuando Felicia, la mujer que amaba, no le había dado una sola respuesta.

La vida de Kafka, un laberinto físico y mental, ha sido recorrida al milímetro por el escritor Reiner Stach, quien ha publicado la biografía más densa y completa del autor austrohúngaro. Después de 19 años de trabajo, investigación y escritura, ha conseguido al detalle la vida, obra, análisis literario, retrato psicológico, así como parte de la historia y sociología de la familia Kafka. Un total 2.360 páginas en dos tomos, y llegan al lector gracias a la editorial Acantilado.

La fama de Franz de ser un tipo extraño queda diluida en la lectura de esta monumental obra. "Hay una veintena de relatos de personas que le conocieron y ninguna deja constancia de que fuera desagradable o extraño; al contrario: era encantador, simpático, quizá un poco infantil...", explica Stach.

"Tal vez vino dada por algunas mujeres a las que decepcionó porque nunca les decía las cosas claras. Él se debatía entre casarse y los ataques de pánico de pensar que con esas ataduras no podría escribir nunca más".

De Kafka se habían contabilizado más de 130.000 sitios web en 2003. En la actualidad, tal cifra debería multiplicarse por diez

El autor que un día se escondió tras su protagonista, Gregorio Samsa, era un escritor compulsivo. Después de revisar originales, originales, cartas y diarios, el editor alemán Reiner Stach ha llegado a la conclusión que la producción de Kafka era obsesiva.

"Como oleajes del mar". Trabajaba durante pocas semanas basándose en una imagen muy pictórica y acontecimientos reales, lo hacía sin descanso. Sin embargo, de pronto, se detenía convirtiendo su escritura en una sequía creativa durante meses.

De Kafka se habían contabilizado más de 130.000 sitios web en 2003. En la actualidad, tal cifra debería multiplicarse por diez. Es uno de los escritores más influyentes de la literatura universal y aunque siempre se le ha leído más ideológicamente, incluso desde la religión, el psicoanálisis o el existencialismo, la tendencia parece haber cambiado hacia la lectura "más literaria", ajustándose al deseo de lo que Franz quiso ser. "Los profesores de instituto son estúpidos.

También deberían mostrar ese Kafka humorístico y no empeñarse en el lúgubre", concluye Stach.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!