Nota: 5.

Aliados es un claro tributo al cine de los años 30 y 40. Robert Zemeckis realiza una obra marcada por numerosas señas de identidad de este período como un héroe silencioso, una mujer misteriosa y una ambientación exótica que inspira el carácter de aventura. Sin embargo, el director también procura trasladar esto con una obra que divide en dos partes: una primera dedicada a Casablanca y una segunda cercana a los thrillers de Hitchcock. Por desgracia, este deseo apenas pasa de la intención.

Brillo sin mucho contenido

La producción es uno de los puntos fuertes de Aliados. Escenarios y vestuario retrotraen a una sensación nostálgica; un carácter que queda evidenciado por la selección de Casablanca como uno de los focos de la trama.

Sin embargo, al profundizar en la película se percibe como el guión se aprovecha de estos medios para ocultar su excesiva simplicidad. La enorme cantidad de elementos a contar supone un apresurado desarrollo de sus tramas. Tanto su apartado romántico como de misterio es abordado con tal superficialidad que impide empatizar con sus protagonistas. A pesar de lo interesante de su premisa, el desarrollo ofrece investigaciones cuyos impedimentos vienen delimitados por extraordinarias casualidades mientras que su romance intenta suplir su falta de química entre grandes gestos y excesiva felicidad.

Amor entre espías

Otra de las grandes fallas de la película recae sobre la desigualdad entre sus principales intérpretes.

Cotillard posee una personalidad que se adapta al carácter que marca su personaje. La actriz francesa derrocha desparpajo y elegancia en una labor digna de los grandes directores del pasado. Un ejercicio titánico desacreditado por el desigual trabajo de su compañero de reparto.

La excesiva inspiración inicial en actores silenciosos como Bogart convierten al personaje de Pitt en una mala caricatura del mismo.

Un hombre cuyo silencio no oculta mayor pensamiento que el de mantener el gesto de disgusto y cuyo encanto no sobrepasa su reconocible belleza. Un punto por el que resulta incomprensible el rápido enamoramiento de su compañera e impide que el espectador conecte con su conflicto. Una desventaja que se traduce en una relación carente de química.

Conclusiones

Aliados es una producción que se salva únicamente por su aspecto visual, el manejo de su dirección y la interpretación de su actriz protagonista. No obstante, estas virtudes sólo consiguen hacer de ella un espectáculo entretenido lastrado por el resto de sus defectos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!