Roberto Martínez Guzmán espira ilusión y confianza por todos los poros de su piel y es que está convencido de que las próximas estaciones de la vida serán las mejores. Su constancia y esfuerzo le han llevado a publicar 4 libros. “Muerte sin resurrección”, “Café y cigarrillos para un funeral”, “Cartas desde el maltrato” y “7 libros para Eva”.

La cuestión filosófica que nos planteamos es si el buen escritor nace o se hace, según Martínez a pesar de que hay técnicas para aprender a escribir, la frescura y la creatividad no se aprenden, y es lo que hace que alguien guste. “Hay que aprender a escribir bien para que lo que sale de dentro no se pierda por el camino”.

Su regla a la hora de escribir empieza de lo más sencillo: observar y aprender de lo que vemos y nos pasa. “No se trata de contar grandes historias, sino de hacer grandes las pequeñas”. No se considera una persona sentimental pero sabe aplicar la dosis exacta para que sus novelas transmitan esa emoción e intriga para que no podamos despegar los ojos de su prosa. “Cada persona tiene un mundo propio y cada día nos cruzamos con cientos, eso significa que hay más de cien mundos que pasan ante nuestros ojos todos los días”.

Este gallego tan observador se inspira desde personalidades hasta historias que luego reforma para hacerlas más complejas o interesantes. “Muchas veces, el resultado final no se parece en nada al punto de partida.

Intento crear tramas partiendo de un final al que tengo que llegar desde un punto anterior”.

Las estadísticas dicen que cuanto mayor es la crisis en un país, más títulos se publican. A Martínez la competencia no le asusta. “Quien escribe por ganar dinero y parecer culto solo tiene un libro y de una calidad pobre porque se mejora la escritura escribiendo, y tu primer libro suele ser el peor de todos”.

En su última novela “7 libros para Eva” se analiza el caso de Eva, encontrada malherida en una gasolinera después de dos semanas desaparecida. Con ciertos rasgos de thriller y el visto bueno de muchas críticas. Martínez declara que la principal conclusión es que todo el mundo tiene derecho a ser feliz y que no debemos concederle a nadie la capacidad de evitarlo.

Martínez decidió arriesgar con un libro sobre la violencia de género, “Cartas desde el maltrato”. 246 cartas de testimonio real (el de su pareja), que nos ayuda a entender a estas mujeres y que para el autor el mensaje es claro: se puede salir. “Surgió porque no creo que haya otro documento igual en el mercado y siempre he pensado que debía estar al alcance de todas las personas”.

Sus referentes en el mundo de la literatura vuelan alto, desde Chandler a García Márquez: “Intento aprender de cada novela que me gusta”. Esto dice mucho de él y es que pronto le veremos con una nueva entrega de la saga de Eva Santiago. Como podemos ver en su twitter, a través de reflexiones en sus novelas sabe captar el instante y la verdad de los pequeños momentos.

Antes de despedirnos Roberto nos recita una frase que nos deja con la miel en los labios para enfrascarnos de su estilo literario: "La vida es un viaje largo y difícil, pero maravilloso, en el que no todas las estaciones te van a gustar igual, pero siempre tienes que mantener la ilusión de que la siguiente que te encuentres sea mejor que la anterior. Incluso, que sea la mejor de todas."

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!