Claves para entender lo importante que es la reunión de los miembros originarios de Helloween

Ciertamente, en el Metal todo tiempo pasado es oro. Los headbangers son nostálgicos y comparativos, esgrimiendo siempre las diferencias entre los miembros fundadores de sus bandas favoritas y sus predecesores.

Sin embargo, lo de Helloween es algo realmente especial. La mítica banda de Hamburgo ha permanecido hasta el presente, pero no ha sido tarea fácil. Fueron numerosos los cambios en su alineación desde 1983, cuando decidieron llamarse Helloween y abrazar la fama mundial.

Aquí te explicaremos las razones de por qué es tan especial el regreso de Michael Kiske y Kai Hansen para hacer posible la inolvidable gira “Helloween: 24 years later Pumpkins united 2017”.

Las separaciones de Michael Kiske y Kai Hansen se dieron por problemas irreconciliables

Para hablar de la renuncia de ambos músicos, hay que irnos a finales de los ochenta y la primera mitad de la década de los noventa. La historia entre ellos parece ser la de cualquier banda de Metal en sus inicios. Kai Hansen fue el primer vocalista de Helloween y en el no sólo reposaba la responsabilidad de ser la voz líder, sino que además debía tocar la guitarra durante cada presentación.

Pronto se hicieron obvios los problemas que tenía Kai para cantar y tocar a la vez. Es cuando la banda decide enlistar a un joven talentoso llamado Michael Kiske, iniciando así una larga guerra a lo interno de la banda.

Ni Hansen, ni el guitarrista co-fundador Michael Weikath se sintieron conformes con la llegada de Michael Kiske. Con ese último, los problemas fueron el cambio de estilo en la composición: la melodía se hizo presente.

Todo esto ocurría justo cuando Helloween comenzaba a ser percibida como una banda fuera de serie.

Kiske podía no gustar a lo interno, pero fue el artífice de los primeros éxitos constantes de la banda. La primera gira a EEUU ocurre en este contexto.

Más allá del éxito, las presiones internas y algunas diferencias contractuales con su disquera de aquel entonces obligaron al fundador Kai Hansen a claudicar.

Para Kiske la paz sólo duro unos años, ya que en 1993 Weikath y Grosskopf, únicos miembros originarios de la banda, decidieron echarle y buscar nuevo vocalista. Si lees este culebrón entenderás lo importante de poder reunir a toda esta casta de músicos virtuosos.

Helloween, una banda de muchos músicos y recambios

La historia de Helloween es la de una banda mítica, excepcional y nostálgica, pero también hablamos de una agrupación que ha sufrido muchos cambios en su alineación. Desde 1983, esta banda fue construida y mantenida sobre los hombros de su guitarrista líder Michael Weikath y su eterno bajista Markus Grosskopf. Al menos 12 músicos han formado parte de Helloween a lo largo de sus 33 años.

Ahora vamos a poder disfrutar de una súper banda, que hará una gira con dos de sus vocalistas históricos y un grupo de guitarristas de diferentes épocas. En pocas palabras, se mezclarán casi todas las tendencias que forjaron los cambios de su sonido. A esto hay que agregarle el hecho de que hablamos de una de las bandas pioneras del power metal. El nuevo espectáculo promete mucho para sus aficionados

La nostalgia la pondrá el regreso que no podrá ser: Ingo Schwichtenberg

Nos referimos al batería fundador de Helloween. Ingo sufría de esquizofrenia, depresión y adicción a las drogas. Fue esto lo que lo motivo su despido en 1993. Luego de una larga lucha con su condición mental, la muerte de su padre y el distanciamiento de la banda, en 1995 Ingo decidió acabar con su vida lanzándose a los rieles del metro.

Los verdaderos fanáticos se preguntarán: ¿cómo hubiese sido esto si él estuviera participando en esta reunión? La verdad, nunca lo sabremos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!