En serio, ¿podrías mirar a los ojos a alguien que no tiene para comer y decirle que el Dinero no da la felicidad? Yo, personalmente, no. Pero, ¿podrías aumentar tu felicidad si tu jefe te sube el sueldo 5.000 euros anuales? ¡Yo creo que sí!

Entonces, ¿el dinero aumenta la felicidad o no?

El debate de los expertos sigue abierto. Por ejemplo, los británicos y sus últimos estudios en la ONS, dicen que sí.

Anuncios
Anuncios

Un estudio de la Universidad de Columbia, Británica dice que no. Buscas en la biblioteca de estudios sobre felicidad y encuentras un sinfín con conclusiones diferentes y matices diferentes. Lo primero que me asalta al ver esta aparente falta de unanimidad (imagino que a ti te pasará también) es "pero, ¿qué les pasa? ¿Por qué ocurre esto? ¿Es que los estudios que se hacen no son verdaderamente fiables?". Y si es así, entonces, ¿qué?

Anuncios

Entonces te voy a dar mi humilde opinión y si te animas a darla tú también, estaré encantada de leerla en los comentarios del artículo.

Creo que la felicidad no es dinero. Y lo creo porque desde mi punto de vista, viendo los estudios que existen, todos parecen demostrar “con sus palabras” lo siguiente. Imagina que te suben el suelo 5.000 euros. ¿Sabes en qué gastarlo? ¡Apuesto a que sí! Tendrás algunas ideas sobre algunos bienes materiales o algunos caprichos que te harán feliz.

Pero por un espacio corto de tiempo.

Quiero que pienses en esto: el “subidón” de la nueva televisión de 40 pulgadas es fantástico, pero el gol de Maradona a los ingleses ¡eso sí que es maravilloso! Estoy segura de que aquellos que pudieron verlo en directo o aquellos apasionados del fútbol que lo han visto grabado aún sienten “el subidón” pero no creo que recuerden la marca o las pulgadas de la televisión en la que lo vieron.

Pero sí que recuerdan con la gente con la que lo disfrutaron. Tú y yo recordamos el momento en el que logramos algo: recordamos unas vacaciones, un primer beso, o cuando resolvimos el problema con aquella persona a la que queríamos y que nos tenía las noches en vela.

Hay una diferencia entre felicidad y necesidad

Para ser felices, lo primero que necesitamos es cubrir una serie de necesidades básicas para asegurar nuestra subsistencia y, por supuesto, la de nuestra familia.

Anuncios

Es por esto que el dinero “sí da la felicidad” cuando necesitas cubrirlas. A partir de ese momento, las personas que tienen “ese aumento de ingresos” se acostumbran pronto al nuevo nivel económico. Por eso, lo que primero provoca un aumento de sus niveles de felicidad, en varios meses, “este pequeño subidón” cae al nivel anterior.

¿Por qué somos así? ¿Por qué necesitamos más? ¿Somos “malos”, “ambiciosos” y "codiciosos”?

Anuncios

Imagino que algunas personas sí y con una fuerte intensidad. Pero al resto, ¿qué “demonios” nos pasa? Que somos seres sociales y vivimos en un mundo material, tendemos a querer más con respecto al otro. Pero eso no es Felicidad con mayúsculas. Esto es lo que creo que de verdad parecen demostrar todos los estudios realizados sobre indicadores de felicidad. Y puedo decírtelo en una frase.

Recuerdos de momentos felices vividos

Eso es lo que aumenta de verdad nuestros niveles de felicidad. ¿Y si acumulamos momentos de felicidad? ¿Y si nos dedicamos más a tener más experiencias con amigos, familia, compañeros de trabajo y pareja? ¿Y si damos más importancia a ese compartir y a ese vivir? Como con Maradona, lo que te hará feliz es recordar la experiencia, no la marca o los quinientos euros más que te costó el televisor. Sólo entonces podrás asegurarte de que la vida es más una experiencia más maravillosa, con más momentos felices vividos.

En este artículo he defendido y parafraseado lo que Martín Córdoba manifiesta  en su conferencia en el cana Ted: ¿Se puede comprar la felicidad? Te invito a verlo. Pero, puede haber más razones por las que no generas dinero y si crees en los hechizos para atraer más dinero aquí tienes uno. Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

Sección Compartiendo Felicidad,

Davinia García

 

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más