Uno no puede sentir con libertad. Tampoco expresar un pensamiento en voz alta. La osadía tiene un precio, más si uno vive en lo alto de un escalón con acceso a la opinión publica y su fácil tergiversación. Fernando #Trueba aún debe masticar el sabor de sus palabras aquel mes de septiembre de 2015 en el Festival de #Cine de San Sebastián. La amarga textura no es siquiera molesta, y dudo de que exista un arrepentimiento. Sin embargo, el rencor social siempre se guarda a buen recaudo. Y aunque carece de sabor, sí huele, incluso apesta. La venganza ha golpeado muy duro sobre la #Cultura.

"La gente que odia es de otro planeta"

'La reina de España' es la última película de Fernando Trueba, la secuela de 'La niña de tus ojos'.

El director madrileño, que arrancó su carrera en la década de los ochenta, y que hasta la fecha ha dirigido un total de 17 películas y logrado cerca de una decena de premios Goya, así como el Óscar por la afamada 'Belle Époque', asegura sentirse "triste" por lo sucedido. "Siempre se le hace caso al que hace más ruido, y cuando hay una mala noticia, siempre viene alguien corriendo a dártela. La gente que odia es de otro planeta".

El denominado boicot nace por las palabras, "nunca me he sentido español, ni cinco minutos de mi vida. Siempre he pensado que en caso de guerra iría con el enemigo, y me hubiera gustado que Francia ganara la Guerra de la Independencia.". Trueba trataba de ser irónico y crítico con "los nacionalismos" al tiempo que recogía Premio Nacional de Cinematografía del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Vídeos destacados del día

El fracaso de su discurso ante tanta intransigencia nacional es evidente. Un mes después, Trueba fue galardonado con la Espiga de Honor de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, pero una campaña de recogida de firmas en su contra se lo arrebató. El Jurado se lo otorgó a Fernando Lara, director del propio certamen durante veintiuna ediciones.

Los reproches a Trueba no han afectado a su manera de sentir. Extraño. Estos se han focalizado en un único objetivo: El dinero. El odio se ha alimentado porque sus películas han contado con ayudas públicas por valor de cuatro millones de euros. Las voces críticas reclaman su devolución. "Les recuerdo a todos que el cine son subvenciones estatales, se dan a la industria y no a las personas. Y yo he pagado mis impuestos desde hace veinte años, por lo que tengo todos los derechos y más que algunos otros de hablar de España", ha explicado Trueba.

Con una recaudación de tan sólo 387.304 euros durante el primer fin de semana, la última cinta del director español se ha convertido tan sólo en la quinta película más vista, lejos del éxito esperado. Fernando Trueba, "descolocado y ofendido", prefiere estar en silencio y lejos de la polémica, y sonreír porque ha oído risas estos días en las salas.

Noticias relacionadas

'La Reina de España': así nació la secuela de 'La niña de tus ojos' y La singularidad de Almodóvar como arte moderno.