El estudio cinematográficopixares, desde hace años, muy conocido por casi todas las personas de este mundo, debido a la gran producción de piezas de animación que lleva consigo, entre ellas, la grandísimaToy Story. Sin embargo, esta compañía, desde sus inicios, lleva trabajando, aunque sea menos llamativo que sus películas, los cortometrajes -también de Animación-. Comenzó con ellos, en el año 1985 con la creación deLas aventuras de André y Wally B.

En las últimas décadas, la productora, apostó con una gran idea: la exhibición de uno de los cortometrajes creados por ellos previos al comienzo de la película de Pixar que iba a transmitirse en pantalla.

Es decir, cuando vas al cine a ver una película suya previamente puedes disfrutar de una pequeña pieza de valor equivalente a lo que vas a ver a continuación. En los últimos años, se ha podido ver el grandísimo trabajo deLa luna gracias aBrave,o la dulzura enAzulado, pocos minutos antes de verMonstruos University.Y, en su último trabajo,Buscando a Dory, se pudo visualizarPiper.

Piper,mediante la ternura y las imágenes generadas por CGI, nos narra la historia de un pequeño y adorable pájaro que sufre un accidente en el agua y, desde entonces, ésta pasa a ser su mayor miedo. Debido a la supervivencia y la hambruna, decide enfrentarse a él e introducirse en la orilla del mar.

Sin diálogos -que tampoco necesita-, pero con una grandiosa fotografía y una delicadeza óptima, AlanBarillaroconsigue dirigir una ópera prima de 10 en la que, sin darnos cuenta, nos habla de la superación personal, del enfrentamiento de los miedos, de la ayuda a los demás y de la satisfacción que todo esto produce en uno mismo.

Y, la buena noticia de todo esto, es quePiperya se encuentra disponible de forma online en diferentes plataformas. Aconsejo a cualquiera que no lo haya podido disfrutar en el momento de su estreno en cines, que encuentre de algún lado esos 6 minutos de duración que conlleva y le eche un vistazo. No va a quedar indiferente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!