Triunfar no es sólo hacerse famoso y que todo el mundo te reconozca por donde quiera que vayas, triunfar es brillar con tu talento, con tu personalidad, dando lo mejor de ti a los demás y haciendo que, al ver el fruto de tu trabajo, la gente se emocione y reaccione de manera positiva. Ejemplo de esto es el dúo de bailarines Corina Sucre y Daniel Sierralta, que tuvieron que emigrar de Venezuela para conseguir una mayor calidad de vida y enfocarse en mejorar sus conocimientos de yoga y baile, lo que los llevó en primera instancia a la ciudad de Maysor, en la India, en donde estudiaron Ashtang Yoga hasta llegar a Hong Kong donde residen actualmente.

Anuncios
Anuncios

Pero no fue algo fácil llegar ahí. Tuvieron que enviar 400 currículum a diferentes partes del mundo y recibir ayuda para comprar los billetes de ellos dos con su hija Ainara. Ya llevan 4 años en Hong Kong trabajando muy duro para poder ser aceptados en una sociedad donde el extranjero no tiene mucha cabida.

Corina y Daniel se conocieron en la escuela de danza en la que ella era la profesora de baile y luego él pasó a ser su novio y a enseñarle las técnicas de circo, las cuales, a lo largo del tiempo, se unieron para crear el Acrobaile y brillar en los escenarios con su bello arte y juntando sus personalidades y alma para bailar. Para sus maravillosas presentaciones la dedicación es clave.

Anuncios

Su rutina es prepararse con 6 días de anticipación para cualquier evento y el mismo día de la presentación requieren de, por lo menos, 3 horas para calentar, dominar el espacio donde tienen que bailar, además de preparar el maquillaje, el peinado y la música.

La alimentación del dúo formado por Corina y Daniel es un detalle muy importante para su actividad diaria y su espectáculo ya que deben estar en perfecto estado de salud y con la energía suficiente para poder cargarse el uno al otro y hacer sus movimientos con seguridad, arte y maestría.

Corina y Daniel son un dúo de venezolanos aprendiendo, enseñando y sobre todo dando lo mejor de sí en tierras lejanas sin comer arepas ni tequeños, pero alimentándose de aplausos y cariño en Hong Kong.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más