La voz dormida resurge con fuerza en los oídos. Utilizando el propio título de la película, esta voz, si te dejas empapar por lo que dan las actrices –sobre todo- y los actores, te puede llegar a dejar sordo (de lágrimas o angustia). Estéticamente la oscuridad ocupa una gran parte del espacio, cosa lógica cuando se narra una historia ambientada justo después de Guerra Civil.

En otras críticas podrás leer que esta película es un déjà-vu de otras ambientadas en la guerra, leerás que es manipuladora por su teatralidad, leerás que hay una total falta de ideas con una repetición de tópicos... Pero leerás, ahora, si estás leyendo esto, que es una magnífica película.

Un guión bien trenzado y un argumento que quizás a algunos españoles les pueda parecer repetitivo por su historia (miedo me da eso)… El director Benito Zambrano –ayudado por la novela de Dulce Chacón- sabe muy bien hacia dónde dirigir nuestra atención para no acabar pensando eso que los famosos críticos de Cine ven tan bien (como si fueran dioses de la insensibilidad): que la película es un tópico. Lejos de ese pensamiento, la película es un drama desgarrador, desalmadamente brutal y empático, en el que se nos muestra la barbarie de una Posguerra absolutamente cruel; así es como precisamente Benito Zambrano nos lo muestra. Oscuro (incluso estéticamente puede parecer una película fea, por esa sombra en la que se desarrolla).

Cruel. Y atroz. Si todo esto es manipulación –cosa que yo no creo- recomiendo que se dejen manipular

Más allá de esto, y de un argumento quizás no muy original pero muy humano por el sacrificio que se muestra, la película te empapa el alma, en grandísima parte, por las fabulosas actuaciones. Inma Cuesta y María León (sobre todo, aunque TODO el reparto es destacable) llegan a retorcerte hasta tal punto por dentro, que la empatía con sus personajes puede resultar angustiosa y dolorosa.

Pero a pesar de ese dolor, a pesar de los “peros” que se le puedan poner a una historia que nunca debe dejar de contarse, es una película completa, con grandes actuaciones, una buena dirección y un guión muy adecuado. Si uno tiene sensibilidad, sacará sus peros y sus pros y contras a la película, pero siempre se sentirá empapado del dolor de esa posguerra…

Sigue la página Arte
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!